Tuesday, December 11, 2007

“ACOMODAMIENTO RAZONABLE”, ¿UNA MEDIDA RACISTA?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Para muchos ha pasado desapercibido un fenómeno que está ocurriendo en la Provincia de Québec, la creación de una comisión especial conocida como Bouchard-Taylor, encargada de revisar la aplicación de lo que se ha dado en llamar “acomodamiento racional”.

Canadá se ha preciado de ser un país tolerante y promotor de la inmigración, debido a una pujante economía que requiere de mano de obra traída del extranjero para cubrir un creciente déficit de trabajadores.

Diversos analistas han encontrado que en los últimos 20 años la calidad de vida de la mayoría de los inmigrantes se ha deteriorado e incluso es en este grupo donde se han incrementado los índices de pobreza. Lo que contrasta con el hecho de que mientras aumenta el número de inmigrantes con formación profesional, es cada vez más difícil para ellos encontrar un trabajo que les permita una mejor calidad de vida.

Mucho se habla de la falta de “Experiencia Canadiense” como la gran barrera que impide a los nuevos inmigrantes hallar un empleo de nivel profesional, a lo que se añade el reconocimiento de credenciales académicas adquiridas en el extranjero. Incluso se cree que el gran problema es la falta de dominio de alguno de los idiomas oficiales.

Aunque en Québec este fenómeno se ha focalizado en la comunidad musulmana, ya constituye un antecedente en cuanto a la asimilación de inmigrantes en la sociedad canadiense.

La enciclopedia virtual Wikipedia define “acomodamiento Razonable”(Reasonable Accomodation): “El término legal utilizado en Canadá para referirse a la obligación legal de modificar alguna norma jurídica cuando ésta es contraria a los derechos fundamentales estipulados en la Carta Canadiense de Derechos y Libertades… El término envuelve los derechos de las minorías y se funda en una jurisprudencia dictada en el mercado laboral que se refiere a la obligación de los patrones de ajustar ciertas reglas generales hacia ciertos empleados, opuesta a “restricciones excesivas”.

De acuerdo con cifras oficiales, Québec es la provincia donde se registra un mayor índice de desempleo entre nuevos inmigrantes (17.8%), comparado con Ontario (11%) y con British Columbia (9.5%); en tanto que los índices de desempleo entre gente nacida en Canadá oscila alrededor de 4%. Se reconoce también que entre los inmigrantes sin empleo existen más personas con carreras profesionales.

Este fenómeno parece estar estrechamente relacionado no sólo con la asimilación cultural de los nuevos inmigrantes, sino con la accesibilidad que éstos tienen a oportunidades de empleo.

La mera existencia de un término legal de esta naturaleza contrasta con la imagen de apertura y tolerancia hacia los inmigrantes, que afecta no sólo a ciertos grupos culturales, sino a la generalidad de los extranjeros que llegan a esta tierra bajo la promesa de un trato igualitario en cuanto a oportunidades laborales.

“Acomodamiento Razonable” refleja una actitud de semi-tolerancia para lidiar con el creciente grupo de inmigrantes, como el “ir administrando un problema”, que no se quiere ni reconocer ni resolver de fondo. Muchas empresas canadienses presumen de reconocer en los inmigrantes el futuro de la economía canadiense, pero en la práctica siguen limitando las oportunidades a los recién llegados.

El asunto no se resuelve por decreto, pero sí hace falta una labor de concientización de las consecuencias de la segregación de las “minorías visibles”, traídas para hacer trabajos que los canadienses no quieren hacer.


* Periodista mexicano
(http://www.elcorreo.ca)