Tuesday, December 11, 2007

“ACOMODAMIENTO RAZONABLE”, ¿UNA MEDIDA RACISTA?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Para muchos ha pasado desapercibido un fenómeno que está ocurriendo en la Provincia de Québec, la creación de una comisión especial conocida como Bouchard-Taylor, encargada de revisar la aplicación de lo que se ha dado en llamar “acomodamiento racional”.

Canadá se ha preciado de ser un país tolerante y promotor de la inmigración, debido a una pujante economía que requiere de mano de obra traída del extranjero para cubrir un creciente déficit de trabajadores.

Diversos analistas han encontrado que en los últimos 20 años la calidad de vida de la mayoría de los inmigrantes se ha deteriorado e incluso es en este grupo donde se han incrementado los índices de pobreza. Lo que contrasta con el hecho de que mientras aumenta el número de inmigrantes con formación profesional, es cada vez más difícil para ellos encontrar un trabajo que les permita una mejor calidad de vida.

Mucho se habla de la falta de “Experiencia Canadiense” como la gran barrera que impide a los nuevos inmigrantes hallar un empleo de nivel profesional, a lo que se añade el reconocimiento de credenciales académicas adquiridas en el extranjero. Incluso se cree que el gran problema es la falta de dominio de alguno de los idiomas oficiales.

Aunque en Québec este fenómeno se ha focalizado en la comunidad musulmana, ya constituye un antecedente en cuanto a la asimilación de inmigrantes en la sociedad canadiense.

La enciclopedia virtual Wikipedia define “acomodamiento Razonable”(Reasonable Accomodation): “El término legal utilizado en Canadá para referirse a la obligación legal de modificar alguna norma jurídica cuando ésta es contraria a los derechos fundamentales estipulados en la Carta Canadiense de Derechos y Libertades… El término envuelve los derechos de las minorías y se funda en una jurisprudencia dictada en el mercado laboral que se refiere a la obligación de los patrones de ajustar ciertas reglas generales hacia ciertos empleados, opuesta a “restricciones excesivas”.

De acuerdo con cifras oficiales, Québec es la provincia donde se registra un mayor índice de desempleo entre nuevos inmigrantes (17.8%), comparado con Ontario (11%) y con British Columbia (9.5%); en tanto que los índices de desempleo entre gente nacida en Canadá oscila alrededor de 4%. Se reconoce también que entre los inmigrantes sin empleo existen más personas con carreras profesionales.

Este fenómeno parece estar estrechamente relacionado no sólo con la asimilación cultural de los nuevos inmigrantes, sino con la accesibilidad que éstos tienen a oportunidades de empleo.

La mera existencia de un término legal de esta naturaleza contrasta con la imagen de apertura y tolerancia hacia los inmigrantes, que afecta no sólo a ciertos grupos culturales, sino a la generalidad de los extranjeros que llegan a esta tierra bajo la promesa de un trato igualitario en cuanto a oportunidades laborales.

“Acomodamiento Razonable” refleja una actitud de semi-tolerancia para lidiar con el creciente grupo de inmigrantes, como el “ir administrando un problema”, que no se quiere ni reconocer ni resolver de fondo. Muchas empresas canadienses presumen de reconocer en los inmigrantes el futuro de la economía canadiense, pero en la práctica siguen limitando las oportunidades a los recién llegados.

El asunto no se resuelve por decreto, pero sí hace falta una labor de concientización de las consecuencias de la segregación de las “minorías visibles”, traídas para hacer trabajos que los canadienses no quieren hacer.


* Periodista mexicano
(http://www.elcorreo.ca)

Thursday, November 22, 2007

EL VUELO DEL “PATITO” CANADIENSE

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

La moneda canadiense, representada por un pato (“Looney”) ha emprendido un vuelo muy por encima de las predicciones económicas y financieras, no sólo en comparación con el dólar americano, sino frente a otras divisas como el Euro y la Libra Esterlina.

Los canadienses se encuentran sorprendidos y confundidos ante el fenómeno y algunos reclaman que esa “riqueza” se refleje en sus bolsillos.

Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que va a pasar, pero desde un punto de vista global, la cuestión más importante es la separación de los lazos históricos estructurales entre los Estados Unidos y Canadá. Ambas economías han estado vinculadas desde hace mucho tiempo, debido –claro- a la vecindad territorial.

No debería sorprender en tiempos de la globalización económica que las fronteras territoriales hayan sido superadas gracias a los avances tecnológicos. Una de las premisas de la globalización es que si alguien fabrica cierto producto más barato que tú, debes dejar de producirlo y comprárselo, donde quiera que éste se encuentre.

Desde hace más de una década, los grandes capitales comenzaron a moverse por todo el planeta, en un momento fue Sudamérica el destino de las grandes inversiones en busca de mano de obra barata, luego aparecieron los Tigres Asiáticos, ahora el dinero se reparte entre India, China y Medio Oriente.

En todo este ir y venir de capitales, Estados Unidos siempre había sido el líder. Prácticamente todas las transacciones financieras y mercantiles internacionales se llevaban a cabo bajo un común denominador, el Dólar Americano. Y es que esta moneda era la más sólida, la más estable y la más poderosa del planeta.

Eso es historia. Desde el año 2002, cuando el Euro comenzó a sobrepasar el tipo de cambio contra el Dólar, sumado al impresionante desarrollo de la economía china, evolucionando de un régimen socialista al capitalismo, la hegemonía norteamericana empezó a declinar.

Noviembre de 2007, las autoridades financieras chinas anuncian que moverán sus acciones, valuadas en trillones de dólares, “hacia monedas más fuertes, en reconocimiento a la evidente debilidad de la divisa estadounidense”.

Este anuncio, sumado a la irresuelta crisis del mercado hipotecario americano, más un pronunciado debilitamiento de otro de los iconos del capitalismo y de Estados Unidos, la industria automotriz, arrastra como plomo al dólar americano hacia la pérdida de su lugar de honor.

Es cierto, en parte la economía canadiense arroja resultados positivos, como el largo superávit gubernamental, el precio internacional del petróleo y otros productos minerales; resultando en un despunte nunca imaginado del Dólar Canadiense. Pero este vuelo del Looney se hace más dramático ante el debilitamiento del Dólar Americano. En pocas palabras, la moneda canadiense está fuerte y la divisa americana está débil.

Los mercados financieros siempre son volátiles, pero más que una burbuja especulativa, la fortaleza del Looney debe ser contemplada como el primer signo de una nueva época en la economía internacional. Toca al gobierno y a los grandes corporativos canadienses adaptarse, hacer los ajustes que requieran las nuevas condiciones internacionales. Diversificar sus mercados y sus proveedores, incentivar los sectores más vulnerables, proteger sus industrias estratégicas.

Es decir, ajustarse a la nueva realidad, donde los mercados internacionales están abriendo al Dólar Canadiense la oportunidad de divorciarse de sus primos del sur.

* Periodista mexicano
(http://www.elcorreo.ca)

Sunday, November 11, 2007

EL CONTROVERSIAL ASUNTO DEL TIPO DE CAMBIO

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Entender cómo opera el tipo de cambio de una moneda es difícil, pero es uno de los asuntos que nos afecta a todos. Desde hace algunos meses el Dólar Canadiense ha registrado un repunte que raya en lo espectacular, particularmente al compararse con la divisa de los Estados Unidos.

Mucha gente habla de la “paridad” cambiaria, como si eso significara que existe una relación uno a uno, incluso hay quien piensa que esa relación se extiende a monedas más fuertes como el Euro y la Libra Esterlina. No es así, es una relación fluctuante, donde ahora la moneda canadiense vale más la americana, y el precio de compra y venta es distinto.

Y a fin de cuentas lo importante es entender si esto nos afecta o nos beneficia. Al paso de las semanas en que el Dólar Canadiense sigue cotizándose por encima del Dólar Americano, la gente empieza a presionar para que los comerciantes canadienses rebajen sus precios.

Por muchos años, el Looney (Dólar Canadiense) tuvo un valor menor a la moneda americana, y como muchas mercancías provienen del sur de la frontera, los precios de los productos eran mayores aquí. Incluso, algunos negocios canadienses aceptan dólares gringos y fijaban su tipo de cambio propio, en aproximadamente 10% menor antes de este fenómeno.

A medida que la moneda canadiense sigue avanzando frente a la americana, crecen las expectativas, los canadienses esperan sentir el beneficio en sus bolsillos. Y aquí se entra al terreno de la especulación; a principios de año se manejaba la posibilidad de “paridad” para el año 2008 y sólo de manera breve.

Los pronósticos se modificaron ante la crisis hipotecaria y crediticia de los Estados Unidos, que se sumó a la fortaleza de la economía canadiense. Lo que se empezó a manejar como algo estrictamente de corta duración, está siendo revisado y se cree que durará más, años inclusive.

Ya se ha intentado trasladar la fortaleza de la moneda al ámbito comercial. El Ministro de Finanzas de Canadá, James Flaherty, intentó convencer a los dueños de las grandes cadenas comerciales a ajustar sus precios a la baja, pero está siendo más bien el mercado el que está ejerciendo su poder de convencimiento.

A fin de cuentas, dos son los asuntos que destacan en este fenómeno. Uno, el poder adquisitivo, es decir, no sólo lo que los números del tipo de cambio presumen, sino en lo que cada Looney puede convertirse. Conforme la tendencia de superioridad frente al Dólar Americano se asiente, su poder de compra tendrá efecto.

Otro fenómeno sin precedentes es que, por vez primera, la economía canadiense se está moviendo independiente de la economía americana, a la que históricamente ha venido ligada. Canadá parece moverse en el mismo sentido de economías fuertes del planeta, y aún avanzando frente a las poderosas divisas: Euro y Libra Esterlina.

Estas tendencias seguirán en tanto las condiciones macro y micro económicas de Canadá sigan fuertes, y en tanto los Estados Unidos no resuelvan su delicada crisis crediticia. Como antes dijimos en este espacio, los vecinos empiezan a tomar caminos diferentes…

Y ¡aguas con las ofertas en nombre del super Looney! Hay que comparar antes de comprar… No caer en falsas ilusiones.

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

Tuesday, October 30, 2007

WINDSOR: FOCO ROJO EN INMIGRACION

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Como un evento casi anunciado, el caso de la “oleada” de mexicanos llegados en camiones a la ciudad fronteriza de Windsor, Ontario, ha venido “levantando olas” entre las autoridades canadienses de inmigración.

Desde el año pasado, la ascensión de los mexicanos como el grupo más numeroso de inmigrantes ilegales pidiendo refugio debió ser atendido como un fenómeno “importado” de los Estados Unidos, que amenaza con desbordarse.

La sociedad canadiense, ajena al fenómeno, se encuentra confundida, pero se inclina por una solución apegada a derecho; es decir, detener de inmediato la “oleada” de ilegales mexicanos y deportar de inmediato a individuos y familias que están ejerciendo severas presiones sobre dicha comunidad y en la provincia entera.

El Alcalde Wilfred Harbin y el Premier Dalton McGuinty han pedido la intervención del gobierno federal para atender una situación calificada casi de estado de emergencia en Windsor.

Para el ciudadano canadiense es incomprensible que personas provenientes de un país donde se vive una democracia, cuya economía está fuertemente ligada al comercio de la región, tengan que penetrar ilegalmente al vecino país del Sur, para luego infiltrarse –otra vez ilegalmente- a esta nación y pedir refugio.

El Embajador de México en Canadá, Emilio Goicoechea, ha expresado su preocupación por las medidas que, a raíz de este caso, pueda tomar Ottawa, imponiendo el requisito de visa a los ciudadanos mexicanos que deseen entrar a este país aún en calidad de turistas.

Una medida así de drástica tendría serias implicaciones para las relaciones diplomáticas México-Canadá; además, hasta el momento, no se ha visto una acción contundente del gobierno mexicano respecto al futuro de las familias mexicanas que están en territorio canadiense y piden refugio al gobierno.

¿Dónde quedan los derechos humanos y ciudadanos de estas personas? Ha sido muy claro el hecho de que prácticamente todas han sido víctimas de una estafa. Se sabe que alguien radicado en Florida ofreció, a cambio de alrededor de 500 dólares, garantizar la obtención de papeles de refugio en Canadá a los inmigrantes que se hallan de manera ilegal en los Estados Unidos.

Los abusos y las estafas cometidos por despachos de abogados no es una novedad, sin embargo, ninguna de las autoridades en las tres naciones han tomado medidas para detenerlos.

Por el contrario, las autoridades se lanzan contra personas y familias inmigrantes, víctimas de estafadores y de un gobierno –el mexicano-, que hace caso omiso de la problemática que los empuja a irse de su país para convertirse en forasteros tratados casi como criminales en otros territorios.

En los Estados Unidos, los inmigrantes indocumentados han podido defenderse gracias al número tan alto de personas que habitan en esas condiciones, pero en Canadá no tienen ese beneficio… Nadie está de su lado, ni siquiera la comunidad multicultural de inmigrantes, pues casi la totalidad ha llegado cumpliendo la ley o amparándose legítimamente en la figura del refugio.

Mientras el mundo no acepte la problemática de inseguridad, corrupción y falta de empleos, que padece México; los millones de mexicanos que ya han huido del país seguirán siendo estigmatizados como criminales. Es el turno del gobierno canadiense, de tomar “la factura” que le está endosando su socio, los Estados Unidos y debería hacer un llamado de atención al indolente gobierno mexicano.

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

Wednesday, October 10, 2007

¿QUE HACE A UNO SENTIRSE CANADIENSE?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Alguna vez usted se ha preguntado ¿qué me hace falta para sentirme canadiense? Bueno, las respuestas ya las encontró un banco, en busca de nuevos mercados…

El Royal Bank of Canada, el banco más grande de este país, acaba de publicar un interesante estudio, con el apoyo de la firma Ipsos Reid, para determinar cuáles son los factores que hacen sentir a los inmigrantes que ya son parte de esta nación.

El estudio recientemente publicado, llamado “Las actitudes de los nuevos canadienses acerca de su vida en Canadá” (New Canadians Attitudes towards Life in Canada), sondeó los dos mayores grupos de inmigrantes: los de origen sudasiático y los chinos. Sin embargo, afirman que sus conclusiones son válidas para los inmigrantes de cualquier nacionalidad.

Entre los resultados se destaca que el 82% de los nuevos inmigrantes se siente feliz de estar en Canadá y tienen esperanza en su futuro, sin embargo, el 54% de ellos percibe que todavía se encuentran en proceso de asentamiento.

La muestra abarcó personas que tienen más de 18 años de edad y llevan 10 años o menos de haber llegado a Canadá. Según este sondeo, 19% se siente todavía “nuevo en el país”, 54% considera que se “están asentando” y el 27% está “totalmente establecido”.

¿Qué determina esta percepción? Aunque pareciera lo contrario, el tiempo transcurrido no es el factor de mayor peso, ya que se encontró que 11% de los nuevos inmigrantes que han estado aquí por menos de 3 años ya se siente “totalmente establecido”, mientras que un 10% de las personas que tienen 5 años viviendo aquí se siente todavía “nuevo en Canadá”.

El Director de Mercados Culturales de RBC, Mark Whitmell, afirma que independientemente del país de origen, la edad o la condición económica, la mayoría de los nuevos canadienses atraviesan el mismo patrón de asentamiento: sentirse nuevo, asentándose y totalmente establecido.

Para que una persona se considere totalmente establecida, hace falta haber encontrado un buen trabajo o tener una vivienda de su propiedad (20% en cada caso); sólo el 11% piensa que obtener la ciudadanía canadiense es un elemento determinante; similar porcentaje tiene “meter a sus hijos a la escuela” (11%), “terminar su educación” (9%) o tener un negocio propio (8%).

De las pocas diferencias culturales para determinar cuando una persona se siente ya asentada en Canadá, se encontró que para la gente del Sudeste Asiático lo más importante es tener casa propia (31%) y para la gente de origen chino lo más importante es tener un buen trabajo (43%).

Al ser cuestionados sobre las “actitudes respecto a su vida en Canadá”, el 72% de los nuevos inmigrantes siente que son bien aceptados, 66% dice que se siente “conectado” con la gente y actividades fuera de su círculo étnico-cultural (comunidad) y 57% considera que sus habilidades (profesionales) pueden ejercerse plenamente aquí.

Sin embargo, 45% de la muestra afirmó que se siente “abrumado” viviendo en Canadá, mientras que un 35% se siente solo; lo que pone de manifiesto el peso que sigue teniendo el lado personal en el proceso de asentamiento para los nuevos canadienses.

¿Los hispanos pasamos por el mismo proceso? ¿Algún día podremos tener peso suficiente para llamar la atención en el mercado canadiense?

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

Tuesday, September 18, 2007

SHADOW OF RECESION

(Published in El Correo Canadiense)
By Sergio Granillo

“You never reduce the value of land”, my Accounting teacher told me at the end of a monthly exam in the College, pointing out an error in my test. Unfortunately, 10 years later, my only property in a Southern Mexican State was dramatically affected and its commercial price got reduced to 25% of its original value!

Mexicans know what economic crises mean. On 1995, the “Mexican Dream” crumbled to into a night mare after the most controversial former President of Mexico, Carlos Salinas de Gortari finished his government and handed it over to Ernesto Zedillo Ponce de León.

Based upon the opening of the Mexican economy to the world, banks transferred from the State to the private sector, many jobs were created, credits were available for anyone to purchase anything from imports to vehicles and properties; getting credit cards and loans was the easiest thing in the world. But everything was a delusion, the whole banking system in Mexico declared bankruptcy, thousands of jobs were lost, thousands of families lost all their assets, some people even committed suicide.

These are the effects of ephemeral low interest rates, when they are down it seems so easy to buy anything you have dreamed of, but when variable rates move up, in the Mexican case, over 100% form one day to the other, and the salaries stuck in the same levels, suddenly you can not pay anymore the new TV, the new car or the new house.

Then the financial institutions or intermediaries that lend that money called to let you know that you should pay the double of the monthly payment (and going up and up), or pay the full amount plus interests or they take the item or the property to re-sell. People who owed small car lost their homes, which were deposited in guarantee to back up the credits. In few months the Real Estate market was stuffed with properties on sale, no one to buy them, no credits available at all.

Mexico seemed a machine producing poor people every single day, no sales, no jobs, in a vice cycle hard to break. Almost every single person in the country owed money; some families in despair decided to join a group called “El Barzón”, who fought against the abuses of the banks, lawyers harassing families to pay their debts were beaten and covered with feathers.

In some neighborhoods in Mexico City, when an eviction was to come, a bunch of men and women, sticks and chains on their hands, joined to fight not allowing the police to take families out of their homes.

Not as bad, but somehow similar is the story that is developing right now in the United States and the Subprime Mortgage crisis, that offered low rate loans for people who did not qualified in a regular lending system.

Fine print in the contracts suddenly popped up… Trapped in variable rates, debtors enjoyed a very low rate for the first years of their mortgages, under the market levels, to jump to higher levels.

People under this circumstances, can not easily adjust their income to pay for that, so many of them are losing their properties, other having a hard time to catch up. If it were isolated cases, nothing happens, but the more the cases, the problem got bigger, because the lenders foresaw a huge opportunity and sold the idea to foreign investors and offered securities abroad to get leverage.

That means a promise of paying back certain amount of money out of the interests charged to the debtors, but if the debtor can not pay and the property has to be re-sold to get the money back, to make the investment liquid, but there are more and more properties on sale and less access to new credits in the market, that means illiquidity, and the investors around the globe are now concerned about the future of their money.

The whole thing is looking like a recession that could affect the whole world, just because the United States is the largest market and everyone wants to sell anything to them.

Canada is showing some side effects of this crisis, either because some banks invested in the Subprime Market or because a lot of the Canadian economy is deeply linked to the US Economy, and if they are in troubles, Canada is in trouble. A simple example is the lay offs in the General Motors plant located in Oshawa.

Similar issues are presenting to companies in Asia and Europe, that’s why some central banks are stepping in trying to ease the conditions, tempering the possibility of a recession, which in spite of any effort seems inevitable.


* Mexican Journalist


ANGELES Y DEMONIOS

RIESGO DE RECESION
Por Sergio Granillo

Eran mediados de los años 80, examen de Contabilidad, antes de entregar un examen, la maestra revisó mis cálculos y me indicó un error básico: “la tierra nunca se deprecia”… A mediados de los 90’s un terreno de mi propiedad en un estado vacacional al sur de México, se devaluó al 25% de su valor.

Los mexicanos sabemos lo que son las crisis económicas. En 1995, el derrumbe del “Sueño Mexicano” creado por Carlos Salinas de Gortari, se convirtió en una pesadilla al día siguiente del cambio de poderes en el sexenio de Ernesto Zedillo.

Tras un periodo de abundancia generada por la apertura económica, la re-privatización de la banca, y la fantasía generalizada de bienestar, sostenida en una excesiva flexibilidad crediticia, vino la quiebra de todo el sistema bancario, de miles de empresas y la pérdida total del patrimonio de muchísimas familias; incluso, muchos suicidios.

La gente obtenía muy fácilmente tarjetas de crédito, préstamos para automóviles y casas, pero un día las tasas de interés se dispararon, y los pagos se duplicaron de un mes a otro; las opciones eran: pagas todo lo que nos debes ahora, pagas el doble al mes (pudiendo seguir aumentando) o nos quedamos con tus carros o tu casa. Así los bancos empezaron a apoderarse de muchas propiedades, mandando a la calle a miles y miles de familias, para luego empezar una reventa de propiedades, que empezaron a hundir el mercado de bienes raíces y de muchos otros productos. Cierres masivos de empresas y pérdidas de empleos.

Nadie podía pagar. Y los valores de las propiedades empezaron a caer, pues además no había en el mercado créditos; sólo las llamadas cajas populares o uniones de crédito, a tasas altísimas, dieron apoyo a algunas familias. Muchos otros se unieron a grupos de protesta antibancaria como El Barzón, paterfamilias acabaron en la cárcel por el sólo hecho de rebelarse contra la injusta ambición de los banqueros. Todos los bancos tuvieron que ser revendidos eventualmente, todos estaban quebrados.

Una historia muy parecida se está desarrollando ahora mismo en los Estados Unidos, empezando en el sector alternativo hipotecario, que atendía clientes que no calificaban para los créditos bancarios tradicionales.

Las letras pequeñas de los contratos salieron a la luz… Atrapados en tasas variables, los acreditados gozaron de tasas excesivamente bajas los primeros años de sus hipotecas, para luego ir por encima de las tasas del mercado. La mayoría de ellos está quedando imposibilitada a seguir pagando y la propiedad es tomada por la empresa financiera que a su vez está revendiendo esos bienes.

El problema toma dimensiones internacionales debido, primeramente, a que esas agencias financieras obtuvieron dinero sacando al mercado mundial acciones. Entonces, ahora que el cliente final no puede pagar, y que se tiene que usar la propiedad en garantía para cubrir la hipoteca y a su vez pagar a las personas (y empresas) que compraron esas acciones, no tienen fondos líquidos para hacerlo. Esas acciones, no tienen recursos que las avalen.

En los Estados Unidos, dos son ahora los problemas centrales, uno es la caía de los precios en el mercado de bienes raíces de vivienda, pues hay más oferta que demanda. El otro, la situación de toda la gente que tenía contratadas esas hipotecas y que está perdiendo sus propiedades, volviendo a rentar inmuebles, perdiendo ahorros y patrimonio… eso significa empobrecimiento.

Otro problema es que aquellos que han podido absorber el aumento en las tasas de intereses en este tipo de créditos hipotecarios, por supuesto, están dejando de comprar otros productos, pues sus ingresos no han aumentado.

Canadá ya empieza a resentir los efectos de lo que se vaticina una probable recesión económica mundial (incluso el ex jefe del Tesoro Norteamericano, Alan Greenspan, ya advertía de esto a principios de año). El despido masivo de empleados de la automotriz General Motors en Oshawa, se afirma, está ligado a esta contracción en las ventas en el mercado americano. Algunos bancos canadienses están registrando pérdidas accionarias, pues algunos de sus instrumentos forman parte de los títulos sacados a la venta por las financieras comprometidas en este problema.

Otras compañías en Europa y Asia están enfrentando el mismo problema, de ahí que los bancos centrales de naciones claves en la economía mundial han decidido inyectar recursos al mercado, para amortiguar este fenómeno que podría empeorar en los próximos meses.


* Periodista mexicano
(http://www.elcorreo.ca/ )

Saturday, September 15, 2007

MEXICANOS A LA ALZA

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Por segundo año consecutivo, los mexicanos son el grupo más numeroso del total de personas provenientes de todo el mundo que llegan a Canadá pidiendo asilo. Si el año pasado las causas fueron falsedad en declaraciones y desorientación intencional de parte de despachos de abogados, esta vez la razón es la corrupción gubernamental que a su vez provoca inseguridad pública.

Ocupando un lugar preponderante en las primeras planas de diarios canadienses, la cabeza informativa indicaba que las clases medias mexicanas están huyendo de la violencia entre grupos de narcotraficantes y la creciente corrupción en México; buscan refugio en Canadá beneficiándose de que los mexicanos no requieren visa para entrar como turistas al país.

Aun cuando, por un lado, se reconoce que hay problemas reales y serios en México, la información deja ver que, lejos de abrir las puertas a los mexicanos, existen más posibilidades de que el gobierno canadiense revise las condiciones signadas bajo el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA, por sus siglas en inglés), y se cancele el beneficio de acceso sin visa a los mexicanos.

Otro factor que entra en juego en esta situación es la ya largamente postergada amnistía que los millones de mexicanos y otros hispanos radicados en los Estados Unidos están pidiendo a la Casa Blanca.

Mientras que ,desde la perspectiva política, los hispanos son un problema, en el terreno económico, resultan uno de los nichos más florecientes hacia donde la presionada economía norteamericana puede moverse en tiempos de recesión. La fuerza del mercado hispano en los Estados Unidos ofrece también oportunidades de negocios para Canadá.

Es difícil adivinar cuáles son los contenidos de las agendas políticas de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá; sabemos que la única agenda del gobierno mexicano sacar provecho del puesto… Como una encrucijada de intereses, se suman los proyectos de los grandes corporativos industriales, comerciales y financieros. Los derechos humanos, sin embargo, parecen quedar a la zaga en esta situación.

Como una sinfonía sin partitura, cada grupo “jala por su lado”, persiguiendo sus intereses, y cada vez más y más gente sigue abandonando México huyendo de violencia, pobreza, inseguridad pública, falta de oportunidades y corrupción.

Para los canadienses resulta casi incomprensible cómo alguien puede querer huir de un clima tan benigno, porque dan por un hecho que sus derechos humanos y ciudadanos están garantizados, que si estudian y trabajan duro tienen un futuro asegurado. Se asocia a México con descanso y diversión, sólo cambia temporalmente la perspectiva al oír acerca de turistas canadienses asesinados en zonas turísticas.

Por su parte, los hispanos que radican en Canadá parecen ajenos a todo esto; México solía ser el “big brother” de la región, pero dejó de serlo hace un buen rato, y ahora incluso parecen ser de poco agrado para algunos grupos que se sienten amenazados por la preponderancia de los mexicanos.

México se sume lentamente en el mar de corrupción, pero la “nación chicana”, es decir, los mexicanos fuera de su territorio, sigue creciendo, aún contra la corriente…

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

Wednesday, August 22, 2007

ASESORIA A INMIGRANTES EN EL CIBERESPACIO…

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Este siglo XXI se ha caracterizado por el dominio de las telecomunicaciones basadas en la Internet, que no tiene fronteras. Por medio de comunidades virtuales, la gente puede mantenerse en contacto en cualquier punto del planeta, y existen grupos en donde es posible encontrar orientación o, al menos compartir puntos de vista, para toda necesidad.

Cómo inmigrar a Canadá es una de esas opciones. Yo inicié mi proceso, en el más amplio de los sentidos, para inmigrar formalmente a Canadá a través de un foro en la Internet (no público), que me orientó y sigue orientando a muchos mexicanos que quieren emigrar.

El Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) es una de las universidades más prestigiadas de México, con instalaciones en casi todo el país, ha desarrollado convenios académicos que le permite enviar a sus estudiantes en intercambio casi a cualquier universidad del mundo.

Eso ha impulsado a muchos de sus egresados a emigrar y en cada país se han desarrollado agrupaciones de alumnos y exalumnos, que se mantienen unidos tanto por reuniones presenciales como en foros en el ciberespacio.

Habiendo egresado hace muchos años, en la era pre-Internet, fue a través de un viejo amigo de esas épocas, Adrián, que a su vez tiene un amigo, Manuel, quien hace algunos años vino a vivir a Toronto, como yo inicié el contacto con la Asociación de Ex – alumnos del Tec de Monterrey en Toronto.

El Foro Exatec es un espacio virtual de reunión de los exalumnos ya avecindados en Canadá y de muchos que quieren inmigrar aquí. El foro ha pasado por momentos en que la comunicación fluye ampliamente y otras en las que casi desaparece por inanición.

La realidad es que este foro representa una fuente de información muy importante para conocer de primera mano opiniones, ajenas a propósitos comerciales, como pueden ser las agencias o consultorías de inmigración. Es la extensión de la relación entre la universidad y sus alumnos, pues se entiende que uno deja de ser estudiante al graduarse, pero nunca de ser alumno de esa alma mater.

Existen asiduos participantes en el foro, algunos han llegado a ocupar pequeños feudos de poder, dando consejos y respuestas a cuanta pregunta hacen los novicios participantes, desatando polémicas sobre tal diversidad de temas que van desde el matrimonio gay, hasta la política mexicana, hasta orientación sobre los trámites en la embajada o qué hacer cuando en la aduana de Estados Unidos te quitan la visa por ser residente canadiense.

Unos entran al foro, otros regresan a México, algunos presentan ofertas de trabajo, otros buscan con quien ir a tomar una cerveza; entre los novicios, hay quienes piden que se les consiga cita de trabajo de alto nivel; siempre hay quien insiste en venir a “abrir mercados de artesanías y comida mexicana”; hay de todo, como en botica.

Vox populi, vox Dei, la voz del pueblo es la voz de Dios… ¡Bienvenido el tiempo de las comunidades virtuales!

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca )

Wednesday, July 25, 2007

GUERRILLA EN MEXICO: ATAQUE SORPRESIVO

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Una región que se había mantenido lejana de los conflictos guerrilleros del sur del país y de las luchas territoriales de los narcotraficantes, sucumbe hoy ante ataques violentos que paralizaron importantes sectores de la industria exportadora mexicana.

Los estados de Querétaro, San Luis Potosí, Guanajuato, Aguascalientes y Jalisco, hasta ahora considerados paraísos para el desarrollo económico mexicano en el interior del territorio mexicano, han sido vulnerados.

La primera reacción del gobierno fue adjudicar las explosiones en los ductos de gas natural de la petrolera PEMEX a “fallas técnicas” y a la falta de mantenimiento. No obstante, horas después de haberse registrado varios estallidos en puntos estratégicos de esta red, el grupo guerrillero Ejército Popular Revolucionario (EPR), asentado originalmente en el sureño Estado de Oaxaca, envió un comunicado de prensa adjudicándose este ataque.

Advirtió de que “la orden de iniciar con la campaña nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarquía y de este gobierno ilegítimo ha sido puesta en marcha.”. La demanda del EPR es la inmediata liberación de algunos de sus miembros, presuntamente detenidos por el gobierno.

Las consecuencias de este acto son de alto impacto para el país muestran. Por un lado, la presencia de un grupo paramilitar y subversivo bastante estructurado y con materiales belicosos; por otro lado, salta a la vista la ausencia de una sólida conducción política y de seguridad nacional.

Estos ataques pueden considerarse “quirúrgicos”, pues con relativamente bajo esfuerzo, las consecuencias fueron severas y suficientes para poner a varios niveles de gobierno contra la pared. Los rebeldes saben que el punto más sensible para el gobierno panista es el sector industrial; las armadoras automotrices son punta de lanza de la más amplia cadena fabril del país. Al paralizar una armadora, ponen en paro a cientos de empresas fabricantes de autopartes.

Los eperristas saben dónde golpear, y están dispuestos a hacerlo. Se han logrado extender a entidades geográfica y políticamente lejanas a su territorio original, Oaxaca, donde hace poco ejercieron tanta presión, que la entidad prácticamente quedó en estado de sitio por varias semanas.

El gobierno federal y las autoridades estatales pretendieron puerilmente negar la realidad, y ahora ni siquiera saben –al menos eso han declarado- donde están los presuntos correligionarios del EPR que se encuentran “desaparecidos”. Los gobiernos locales se echan la “pelotita”, y al menos el queretano ya dijo que ahí no están, “que los busquen en Guanajuato”.

A diferencia de sus antecesores (PRI), los panistas no tienen sensibilidad política, no tienen la “malicia”, ni la estructura de “grupos de inteligencia” y no saben cómo manejar esta situación. Los riesgos pueden ser mayores si se confirma el involucramiento de terroristas, que amenazaron con atacar instalaciones petroleras en los vecinos países de Estados Unidos, y si se considera que en esa región mexicana habitan familiares de altos personajes de ese gobierno.

Una vez más surge la sombra de la inestabilidad en el pobre México, huérfano de gobierno, a merced de las oscuras fuerzas de los bajos mundos…

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

¿OTRA VEZ EL “MILAGRO MEXICANO”?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

“Tequila Sunrise” es el nombre de un estudio financiero del Deutsche Bank en el que se perfila a México como una de las cinco naciones que para el año 2050 serán las principales economías del planeta. China, Estados Unidos, India, Brasil y México, en ese orden.

Este estudio fue efectuado el año pasado, pero esta semana ha sido retomado por algunos articulistas que hablan del desplazamiento de Estados Unidos por China, como la economía más influyente en el orbe en los años por venir. Y aunque las proyecciones parecen muy lejanas en el tiempo, los americanos sienten ya una severa presión de otras economías y se habla incluso de duras “guerras comerciales”.

No deja de ser interesante que en dicha proyección queden a un lado todos los países europeos e incluso Canadá. Por su parte, India y China ya reflejan avances extraordinarios en sus economías y son, ya actualmente, importantes receptores de los grandes capitales.

Pero resalta la presencia, en dichas proyecciones, de Brasil y México. El caso azteca no es nuevo, desde mediados del siglo pasado la economía mexicana ha sorprendido al mundo. El factor más influyente es su vecindad con los Estados Unidos.

Ironías de la vida, “Tequila Sunrise” es también el nombre de una película americana de 1988 (Dir. Robert Towne), que trata acerca de la infiltración de líderes policíacos gringos por narcotraficantes mexicanos…

El estudio del Deutsche Bank describe las fortalezas y debilidades de México, particularmente a partir de la apertura comercial en 1980 y la firma del NAFTA en 1990, que sentaron importantes bases de desarrollo, haciendo del país un destino atractivo para inversiones extranjeras, el tercero a nivel mundial; también enumera una serie de ventajas coyunturales como la reducción en la fertilidad y la juventud del grueso de su población.

Asimismo, identifica como debilidades la ausencia de un sólido Estado de Derecho, trámites oficiales muy complejos, falta de inversión en infraestructura, privatizaciones pendientes, insuficiencia de créditos, bajo valor agregado y bajos niveles de educación superior.

Sin embargo, este estudio parece basado en reportes oficiales del gobierno mexicano, más conocido en el país como “Foxilandia”, pero deja a un lado hechos definitorios como la corrupción, la inseguridad pública, la caída del empleo, que empuja a miles y miles de mexicanos a salir del país e ir a los Estados Unidos. Descarta también la importancia que en años recientes tiene para la economía mexicana las remesas enviadas por ellos, cuyo monto supera las ventas de petróleo y la inversión extranjera directa; seguida en importancia por la economía informal.

Desde el polémico régimen de Carlos Salinas de Gortari, México vivió una transformación estructural, que despertó el interés mundial, muchas empresas desaparecieron, pero las sobrevivientes llegaron a superar a los líderes mundiales en productividad, México estaba a la altura de los mejores del mundo.

Mucha cosas arruinaron esos logros, y aunque hay elementos para hacer de México una gran potencia, en este momento, la realidad es que ese “tren ya se le fue”…

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

ESPIRITU MARXISTA EN CANADA…

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

A finales del siglo XIX, Carlos Marx convocó a la ‘clase obrera’ para unirse ante las injusticias acarreadas por el Capitalismo rampante. En Canadá hoy se levanta un llamado a la unión de otra clase “obrera”.

Una empleada bancaria inició una acción penal en contra de uno de los principales grupos financieros canadienses, reclamando la compensación económica por horas extras no pagadas durante 10 años. Amparada en una figura legal -de reciente creación-, ha sumado a su demanda a miles de empleados; es lo que se podría traducir como “demanda colectiva laboral” o “class-action lawsuit”.

Esto ocurre en un momento en que Canadá registra el número más bajo de huelgas en los últimos 30 años. En el 2006 se presentaron poco más de 813 mil de días perdidos por persona debido a paro o huelga, mientras que en el 2005 fueron más de 4 millones de días-persona.

Entre los múltiples factores que ocasionaron esta dramática disminución se considera los efectos de la economía global y los diversos ajustes en los contratos laborales. Trabajadores y sindicatos han tenido que ceder derechos ante el riesgo de cierres o despidos masivos, por una creciente amenaza de mover plazas laborales a otros países con menores sueldos y esquemas legales más “tolerantes”.

Este debilitamiento de los sindicatos ha dejado con mayor vulnerabilidad a las personas que viven de su trabajo, o en términos marxistas, a la clase obrera.

Resulta interesante que, quizá a manera de contrapeso, las inconformidades laborales se manifiesten mediante nuevas figuras jurídicas, como es el caso de la “demanda colectiva de trabajo”, que se ha extendido en un llamado abierto a todos los empleados del sector más allá del banco en el que la denuncia se generó originalmente.

El sector financiero no goza de “gran capital” entre la opinión pública, que ha venido quejándose de las cuotas excesivas en los servicios financieros. Los grandes bancos parecen constituirse en empresas de enormes ganancias que no distribuyen de manera equitativa entre su personal de niveles básicos o ‘front line’ como le llaman.

Aunque este caso en el terreno legal no ha concluido, ha sacado a la luz pública hechos que ponen en tela de juicio las supuestas bondades que aparentemente el gremio goza (sueldos elevados y amplios beneficios), evidenciando abusos que van más allá de lo financiero.

La realidad es que, como ocurría en el Imperio Romano, un reducido grupo goza de altos privilegios y lujos, a costillas de amplias masas de personas viven sometidas y explotadas, sin derecho a quejarse o rebelarse. “Casualmente”, el grueso del personal bancario en niveles inferiores está compuesto por inmigrantes.

Los promotores de la globalización económica han hecho un llamado internacional a aplicar fuertes medidas sociales para paliar los efectos negativos del capitalismo salvaje, que podría poner contra las cuerdas a todo este esquema de libre mercado mundial. Los hechos no son nuevos, interesante es el llamado gremial y habrá que ver la respuesta de las autoridades. O como dice mi abuela, “¡está bueno el encaje, pero no tan ancho!”

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

Tuesday, June 12, 2007

MULTICULTURAL OR BICULTURAL, THAT IS THE QUESTION…

(Published in El Correo Canadiense)
By Sergio Granillo

Beyond the unexpected strength of the “Loonie”, which shows that the Canadian economy is getting better results than the American, there is something that is moving in and making a difference between the two countries, immigration.

To make my point, I will speak of a personal recent experience… “Going by the book”, to acquire the so called “Canadian experience”, through networking, I chose to make part of a group called CAMP (Communications, Advertising and Marketing Professionals), integrated by immigrants from different countries; the group was created to facilitate newcomers contact with professionals of this industry.

In every meeting there is a guest speaker, in the last one it was the Marketing Vice President of a company leader in greeting cards; the speaker, immigrant too, was born in Kansas (US) and was assigned by his company to move to Canada to boost their presence in this marketplace.

For unknown reasons –to me, at least-, CAMP is mostly integrated by South Asian people, some others come from Eastern Europe and very few ones come from Latin America; normally, the guest speakers focus their chats in the fact of multiculturalism and the challenges for newcomers when looking for a job in their professional fields.

In contrast to the United States immigration, that is mostly Hispanic, in Canada, the phenomenon is featured by the presence of highly diversified immigrants. According to the guest speaker, in a decade, Hispanic minority will become one quarter of the total population of the United States.

In the States, Latinos have a very strong presence, but Spanish people in Canada are very unusual, and Canadians do not find familiar the Latin American culture, they are much more used to South Asian influences.

When I listened to this speaker, I had a cultural shock… I am Mexican, many times have visited the United States, and I understand how strong it has been my exposure to the American reality, now as a newcomer to Canada, I found myself lost, not in translation, but lost in multiculturality…

Starting by the American English accent, different to the Canadian accent, and particularly the many ethnic accents in Canada; listening to my first name properly pronounced and to hear about Mexican food, Mexican cities and the way that American see business in general, all what used to be familiar to me, came back.

It was fun to see the other members of CAMP somehow surprised by an American fellow who came to the meeting to speak about his experience as immigrant and then move to the growing projects of his company in Canada. Far from this Canadian multiculturalism he spoke about global economy of how important is for America the Hispanic minority, and expressing in general a sort of Occidental pattern of consumption, very generalized all around the globe…

No Canadian experience at all, but global economy instead. The questions-answers period is a good example of this two different ways of understanding marketing and economy (one bicultural, another multicultural); when the speaker was asked about the plans of the company to target “multicultural niches” in Canada, he just answered, next year we want to “attack” the French Canadian market, they are somehow a different kind of consumer.

It is interesting to see how the American economy is so focused in a semi biculturalism (Spanish-English), and Canada is so strong in the Multicultural trend, very similar to what is happening in Europe. How is the future looking like for these two close neighbors?

American culture and economy used to be a very strong influence for Canada, but now, both countries are sensibly affected by immigration, but in very different ways… So, the question is what will be more influential in the future, the American biculturalism or the Canadian multiculturalism? C’est la question!



MULTICULTURALIDAD O BICULTURALIDAD, EL DILEMA

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo


Más allá de la inesperada alza del “Loonie”, que refleja la fortaleza de la economía canadiense frente a los Estados Unidos, hay un factor que se está colando para marcar diferencias más profundas entre Canadá y los Estados Unidos, los inmigrantes.

Aquí un pequeño ejemplo… Siguiendo los cánones para superar la falta de “Canadian Experience”, mediante redes de contactos (“networking”), decidí formar parte de un grupo llamado CAMP (Communications, Advertising and Marketing Professionals), integrado por inmigrantes de diversas nacionalidades, orientado a fortalecer los contactos profesionales en dicha especialidad.

En la más reciente reunión, donde suele asistir un invitado a dar una charla, tocó el turno al Vicepresidente de Mercadotecnia de la empresa líder en tarjetas de felicitación, quien es también inmigrante de recién arribo a esta nación. Nacido y crecido en Kansas (Estados Unidos), fue transferido por la compañía para fortalecer el crecimiento de su mercado de este lado de la frontera.

Por razones aún desconocidas para quien escribe, en CAMP predominan inmigrantes provenientes de la India, algunos latinos, unos pocos asiáticos y otros de Europa del Este; las conferencias se enfocan en las posibilidades que ofrece a Canadá la presencia de inmigrantes de distintas naciones.

En esta multiculturalidad canadiense, la presencia hispana es mínima, en contraste con la abrumadora presencia latina en los Estados Unidos, donde los hispanos constituirán en poco más de una década la cuarta parte de su población.

De golpe, me sentí inmerso en el medio de estas dos realidades, la canadiense y la americana... Al llegar al evento, nos presentamos con el conferencista, y llamó mi atención que pronunció mi nombre correctamente (por el sonido de la ‘g’), y estaba muy familiarizado con todo lo mexicano.

Empezando por su acento, que me resultó más familiar que la interminable variedad de acentos utilizados en Canadá; la charla revivió mi conocimiento de un mundo globalizado… la idea de un gran mercado en el que los patrones de consumo están más homogeneizados (“accidentalizados”) que segmentados en grupos étnicos.

De manera contraria, las caras de los asistentes eran un tanto de estupor aún cuando tenían satisfacción al recorrer ejemplos de las estrategias de mercado de la compañía. Y el conferencista reiteró la enorme importancia que está cobrando el mercado hispano en los Estados Unidos y cómo la empresa se ha esforzado para atenderlo.

Al momento de preguntas y respuestas, el cuestionamiento fue directo: ¿La empresa tiene planes de orientar sus campañas a los (predominantes) grupos multiétnicos que viven en Canadá? Y la respuesta fue, “sí, tenemos planes de empezar a penetrar el mercado francófono, pues por alguna razón la Provincia de Québec ha sido difícil de captar”.

Estados Unidos se está convirtiendo en un mercado bicultural (hispano y sajón), mientras que Canadá –dicen algunos analistas- podría empezar a enfrentar problemas como los de las naciones europeas que resienten una presencia multicultural en sus inmigrantes.

¿Podrá la multiculturalidad canadiense ser afectada por la influencia bicultural (hispana) de los Estados Unidos?
* Periodista mexicano
(http://www.elcorreo.ca/)

Friday, May 18, 2007

NORTEAMERICA UNIDA ¿AGENDA SECRETA DEL GOBIERNO?

(Publicado en El Correo Canadiense)

Por Sergio Granillo

Aunque los ataques terroristas del 9/11 parecieron anular en definitiva los planes de crear una gran zona de libre comercio en Norteamérica, que incluye México, Canadá y los Estados Unidos, el gobierno americano sigue empujando para alcanzar esa meta en el 2010.

La iniciativa integracionista tiene enemigos, grupos “ultra nacionalistas” tanto en Canadá como en la Unión Americana que luchan contra este proyecto y muestran animadversión hacia los “parientes pobres”, los mexicanos.

Mientras los Estados Unidos ya enfrentan la cuasi invasión de los hispanos en su territorio, los canadienses ven con cómo los americanos se van apoderando de muchas de sus más grandes compañías.

Los escenarios que se presentan parecen desarticulados. Los mexicanos viven sumidos en sus problemas internos, aunque día con día miles y miles de personas cruzan la frontera de manera ilegal para encontrar un modus vivendi. La comunidad hispana avecindada en Estados Unidos marcha y marcha, en busca de una amnistía que hasta la iglesia católica está respaldando y el gobierno niega.

Canadá insiste en atraer inmigrantes de todo el mundo, principalmente de Asia y Medio Oriente, para cubrir el rezago en la mano de obra en su pujante economía, aún cuando algunas industrias empiezan a resentir el poder de la globalización. Es evidente el proteccionismo (o al menos visión localista) en que viven muchas empresas canadienses, que han llegado a “descubrir” que industrias como la automotriz se globalizan; ignorando que la globalización nació en ese sector productivo hace décadas.

La Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (SPP, The Security and Prosperity Partnership of North America) es una iniciativa trilateral lanzada en marzo del 2005, cuyo objetivo es promover el fortalecimiento de la seguridad de las tres naciones, así como apoyar su prosperidad mediante una mayor colaboración e intercambio de información. Su objetivo se centra en salvaguardar del terrorismo y mantener el libre comercio en la región; contemplando además un desarrollo alimentario sustentable, cuidado del ambiente y seguridad pública.

El año pasado, los presidentes de las tres naciones anunciaron la creación del Consejo para la Competitividad Norteamericana, con el cual se pretende incorporar al proyecto gubernamental al sector privado. Desde sus orígenes, tanto el NAFTA como el SPP, y la búsqueda de una zona comercial unida en Norteamérica, ha buscado hacer frente al creciente poderío, no sólo ya de la Unión Europea, sino de las nacientes potencias asiáticas.
Contrario a este proyecto integracionista, grupos como el Consejo Unido de Canadienses, que dice integrar a selectos personajes en el afán de vigilar las iniciativas gubernamentales que pongan en peligro la integridad nacional, se ha opuesto decididamente al plan integracionista liderado por los Estados Unidos.

La agenda gubernamental trilateral, sin embargo, sigue su marcha, la próxima cita es en Alberta en el mes de agosto de 2007. Lo inquietante de este proyecto es que parece desarrollarse bajo la mesa, lejos de la mirada (¿y los intereses?) de los ciudadanos y del grueso de los empresarios.

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

Tuesday, April 24, 2007

“GUERRA DE GUERRILLAS” (BANCARIAS) EN E.U.A.

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Mientras las fuerzas armadas norteamericanas despliegan su poder contra enemigos fuera de sus fronteras, de repente en su tierra son golpeados por sus “demonios interiores”. Otras sombras de guerras y “guerrillas” se despliegan al interior de su sociedad.

Lejos de los reflectores y las primeras planas de los medios, hay otra batalla en el territorio americano, entre la América corporativa y los enemigos acérrimos de los inmigrantes.

Hace poco el Bank of America (seguido más tarde por Wells Fargo y Citibank) empezó a ofrecer tarjetas de crédito a inmigrantes que no cuentan con Número de Seguro Social (pero que cubren ciertos requisitos), tratando de captar los recursos de los más de 12 millones de inmigrantes ilegales que viven en el territorio americano.

Tal programa ha sido ya “bombardeado” por los grupos anti-inmigrantes, que califican este programa bancario como de alto riesgo para la seguridad nacional, volviendo a advertir que de este modo, se podría financiar a grupos terroristas.

Una vez más repiten el argumento irracional de que mediante estas tarjetas de crédito, los ilegales pueden abrir paso al financiamiento de actividades terroristas.

Una contraofensiva ha sido el rumor, advirtiendo de que en cualquier momento, el gobierno de los Estados Unidos podría empezar a cancelar estas cuentas y/o rastrear a los inmigrantes ilegales por este medio. A ello se han sumado boicots organizados por varios grupos anti-inmigrantes, promoviendo que los clientes “legales” cancelen sus cuentas y retiren su dinero de los bancos que abren sus servicios a los “ilegales”.

Como si se tratara de estrategias de guerra… Al cierre de esta jornada de declaración de impuestos se sabe que cada vez más inmigrantes “ilegales” están aprovechando un “vacío legal” en materia fiscal y aún sin contar con un Número de Seguro Social, están cumpliendo con sus deberes fiscales.

Tan sólo en 2006, mediante un esquema fiscal (forma 1040) creado precisamente para gente que tiene cuentas bancarias en Estados Unidos, pero que no reside ahí, se registró un crecimiento de 30%, alcanzando un total de 1.5 millones de causantes que reportaron ingresos y pagaron impuestos.

No se sabe a ciencia cierta cuántos de esos causantes fiscales son inmigrantes ilegales, el hecho es que la residencia registrada en esas declaraciones se localiza predominantemente en los estados de California, Texas, Florida e Illinois.

El tamaño del “pastel” es sumamente interesante; algunos estudios indican que actualmente los “ilegales” hispanos gastan alrededor de 2 miles de millones de dólares al año en instrumentos “alternativos” para cubrir sus necesidades financieras.

Algunos analistas americanos advierten que el único nicho en el que se puede crecer en estos momentos en la economía americana, es el mercado hispano.

Dolorosas realidades parecen estar derribando los mitos creados acerca del terrorismo y los “ilegales” en la Unión Americana, que ve enemigos donde no los hay, y descuida los monstruos internos que inesperadamente los hiere de muerte y pone frente a sus ojos la cosecha de la violencia que ellos han sembrado.

Tuesday, April 10, 2007

APOYO A INMIGRANTES, VISION DISTORSIONADA

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Los inmigrantes no somos discapacitados; el hecho de venir de países en crisis política, económica o social, no implica tener en lo personal un subdesarrollo intelectual o académico, ¿por qué entonces la mayoría de las acciones y programas de “apoyo a inmigrantes” le dan tanta importancia a la “capacitación”?

Al conceder una visa de residente, el gobierno canadiense ya ha sometido al solicitante a un arduo proceso de filtración comprobando sus capacidades intelectuales y profesionales.

Mucho se habla de la gran barrera racial llamada “experiencia canadiense”, pero poco se ha hecho para resolverlo. El gobierno canadiense ha lanzado una campaña llamando la atención en el hecho de que muchos patrones (o empleadores) canadienses tienen en posiciones de muy bajo nivel a muchos inmigrantes con altas calificaciones académicas.

Los políticos hablan del problema de la subocupación de los inmigrantes, pero manejan la idea de que los inmigrantes no encuentran trabajo en su área profesional, porque no tienen las habilidades que requiere el mercado laboral. No hablan de dar incentivos a los patrones que abran sus puertas a los inmigrantes o presionarlos para dar un trato equitativo.

La forma como se plantea el problema ve a los inmigrantes como personas con discapacidad, que no cuenta con las habilidades suficientes para desempeñar un trabajo profesional.

En el caso de México, resulta más que aberrante esta situación, pues la débil memoria histórica, ha borrado el hecho de que en 1994 cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), la nación azteca atravesó una profunda transformación en su cultura empresarial y en sus programas académicos, buscando igualar los “estándares productivos y educativos” de los nuevos socios comerciales, Canadá y Estados Unidos.

Las universidades mexicanas, por ejemplo, han venido enseñando en sus aulas con libros de Harvard y han enseñado teorías administrativas de autores norteamericanos, partiendo de la realidad del mundo de negocios de Norte América.

Los intercambios comerciales de productos y subproductos se han acoplado a la perfección, gracias a estándares de calidad aplicados sin distinción en todo el mundo (e. g. ISO 9000), pero los profesionistas que emigran a Canadá son tratados como aborígenes analfabetas que han escapado de la selva.

Quizá, además del racismo, es la misma ignorancia la que se impone, pues de manera errónea se considera que quien no habla inglés (o no apropiadamente), tiene una capacidad intelectual inferior. Se olvidan de que el idioma es un medio para expresar ideas y comunicarnos, y que el ser capaz de hacerlo en un idioma secundario al natal, constituye una habilidad intelectual adicional.

Esta situación semeja aquellas épocas históricas de oscurantismo en que se consideraba como especies inferiores a los negros, a las mujeres o a los indígenas.

¿Por qué no capacitar a los reclutadores, gerentes y personal de recursos humanos, para que sean capaces de comunicarse con aspirantes de diversas nacionalidades, y que tengan la capacidad suficiente para detectar las habilidades que convienen para sus empresas?

Sunday, March 18, 2007

¿HACER DINERO O GANAR DINERO?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Las diferencias del lenguaje entre el inglés y el español reflejan dos modos distintos de ver el mundo. Mientras los que hablamos español decimos que trabajamos para “ganar dinero”, los angloparlantes dicen “make money”, o “hacer dinero”.

El término ganar se distingue por el factor suerte, porque igual se “gana dinero” trabajando, que se “gana dinero” como se gana un premio o la lotería.

En inglés, se “hace dinero” con el trabajo, es decir, se invierte una cierta cantidad de esfuerzo y tiempo, como una fórmula matemática que resulta en la obtención de los “medios” necesarios para pagar todo lo que hace falta para vivir. Pero se descarta el factor suerte. Uno encuentra un trabajo, obedece (ciegamente las reglas) y se asegura un ingreso.

Para la gente que emigra, esta definición es más sentida, pues el mundo laboral sajón parece un laberinto donde la gente queda atrapada en “cajones”, cuadrados y cerrados; dónde la gente es etiquetada como un número en la nómina y es convertido en otro “soldadito” de ventas.

Inútil es buscar escalar a una posición apropiada a la capacidad y experiencia, en este laberinto laboral; la gente se somete a la mediocridad de las clases trabajadoras locales y tiene que asumir una actitud de sometimiento y conformidad, para poder mantenerse “haciendo dinero”.

En los países latinos, “ganar dinero” va de la mano de la suerte, si eres amigo de alguien, pariente de alguien, le caes bien a alguien o te acuestas con alguien, tu desarrollo en el trabajo evoluciona rápidamente y se alcanzan posiciones inimaginables.

La pregunta es qué pasó con la evaluación del desempeño, la justicia laboral y la apertura de oportunidades al talento.

El gobierno canadiense está haciendo una intensa campaña en medios para decirle a los patrones (empleadores, sería la traducción real) que busquen en las filas de sus “soldaditos” a los inmigrantes que, teniendo estudios universitarios, postgrados y muchos años de experiencia, deben trabajar en empleos creados para personas sin estudios ni habilidades intelectuales superiores.

No es por caridad, sino que obedece a un acto de elemental justicia y a máximas económicas básicas, como es la competitividad y la ventaja comparativa.

Un inmigrante calificado puede ser el mejor limpia pisos de una oficina, pero si la empresa le diera oportunidad de ejercer sus habilidades y conocimientos, como por ejemplo en desarrollo de software, quizá el cuerpo de limpiadores perdería a su mejor elemento, pero el equipo de IT podría elevar las ventas de la compañía, generando millones de dólares extras.

No dar oportunidades justas a los inmigrantes significa perder competitividad en el mercado y dejar de aprovechar habilidades profesionales que se traducen en ganancias para las empresas.

Ya sea para hacer o ganar dinero, hay que ver el trabajo como una oportunidad de desarrollo y realización humana, de acuerdo a las habilidades y el esfuerzo de cada persona, que se traduzcan en beneficios para empleados y empresas.

* Periodista mexicano
(sergio.granillo@rogers.com)

Monday, February 05, 2007

¿EXISTE POBREZA EN CANADA?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Al inicio del 2007, algunos políticos canadienses han tomado como bandera el combate a la pobreza. Y el debate se ha centrado en llevar a $ 10.00 el salario mínimo por hora, cuando la expectativa patronal es un incremento a $ 8.00.

Hablar de pobreza parece un tema gastado y que se da por sabido, la verdad es que ni siquiera existe una definición clara y sólida de qué es, por lo tanto, tampoco hay una receta sencilla para combatirla.

En términos de teoría económica, pobreza es el estado en que se encuentra una familia cuando sus ingresos están por debajo de los estándares económicos (línea de pobreza) definidos por el gobierno.

La página del Gobierno de Canadá dice que la pobreza puede medirse en dos formas, absoluta y relativa. La absoluta compara el ingreso de una persona con el costo de una “canasta básica”, aquellos individuos que no alcanzan a comprar esos productos son pobres.

La pobreza relativa compara el ingreso total de una persona con el consumo promedio de la población; quien gasta la mayoría de sus ingresos en bienes y servicios básicos para sobrevivir, vive en pobreza relativa.

Y hay de pobres a pobres, pues la llamada “línea de pobreza” se define de manera distinta en cada país.

En todo caso, el factor más importante es el ingreso, de ahí la importancia de mantener actualizado este indicador en función de la inflación, porque usualmente los precios de bienes y servicios tienen incrementos constantes superiores a los ajustes salariales. Un desfase en este ajuste implica generar más pobres en una sociedad.

La propuesta de subir a $ 10.00 el salario mínimo por hora, ha generado un debate en la opinión pública, pues algunos políticos afirman que eso provocaría la desaparición inmediata de 66,000 empleos. Argumento que realmente resulta exagerado.

Si se quiere combatir realmente la pobreza, se debe ir más allá del ingreso per se, hay que considerar acceso a servicios de salud, educación, vivienda, oportunidades de trabajo, y acabar con la discriminación hacia inmigrantes y otras minorías que existe en Canadá.

Para determinar el verdadero impacto de un aumento de $ 2.00 en los mínimos, se debe tomar en cuenta qué porcentaje de los gastos de la empresa se van a los salarios de los trabajos de menor nivel; pero usualmente la tajada más grande “del pastel” se va a las ganancias netas del empleador.

Un ajuste en el salario mínimo podría reducir las ganancias de algunas empresas. Reflejar ese aumento en los precios finales, sería inflacionario y malo para todos los sectores. Reducir las ganancias netas del empleador, a fin de cuentas resultaría en un ligero repunte en la capacidad de compra de muchos canadienses.

Y como diría Susanita a Mafalda (comic argentino)
Mafalda: ¡Me parte el alma ver gente pobre!
Susanita: ¡A mí también!
Mafalda: Habría que dar techo, trabajo, protección y bienestar a los pobres…
Susanita: ¿Para qué tanto? Bastaría con esconderlos.

* Periodista mexicano
(sergio.granillo@rogers.com)

Sunday, January 21, 2007

ACAPULCO, CASOS SIN RESOLVER

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Una vez más, México es señalado por la opinión pública canadiense como un lugar peligroso, debido al asesinato del joven Adam DePrisco en las afueras de un club nocturno en el puerto de Acapulco. Casi de inmediato, la policía mexicana concluyó que el joven fue atropellado, pero se especula que fue asesinado a golpes; la familia exige profundizar en las investigaciones.

El 20 de febrero de 2006, Domenico y Annunziata Ianiero fueron asesinados en un hotel en Cancún, horas después del crimen, las autoridades mexicanas acusaron a dos mujeres canadienses, hospedadas en el mismo lugar y que, en la víspera de los hechos, abandonaron el país. A casi un año de distancia, persisten dudas sobre el crimen y las autoridades mexicanas ya lo dieron por concluido.

Aunque realmente no hay conexión directa entre ambos casos, sí existen coincidencias. Es innegable que el sistema policíaco y judicial de México es ineficiente, difícilmente se hacen investigaciones profesionales y los criminales suelen quedar sin castigo.

Sin embargo, ambos casos han tenido una excesiva resonancia en los medios, generando en la opinión pública canadiense un creciente temor a viajar a México.

La madrugada del 6 de enero (celebración del Día de Reyes, en que se dan regalos a los niños, los padres acostumbran salir de noche a hacer compras), también en Acapulco, una joven de clase media, gerente de una conocida tienda, llevaba las ganancias de la noche, salió del negocio acompañada de su marido, su automóvil fue interceptado por un grupo de asaltantes que portaban armas de alto calibre (conocidas como “cuerno de chivo”) y fueron atacados.

La joven murió en el acto, su marido gravemente herido logró llamar a la familia por su celular para informarles de lo ocurrido y su localización, enseguida entró en coma. Los criminales huyeron sin llevarse consigo el dinero. Este hecho es desconocido para la opinión pública, la información procede de una amiga mía, prima de la víctima.

Un crimen es un crimen, no importa la nacionalidad o el nivel económico, y en todo caso, las autoridades tienen la obligación hacer una investigación, aplicar la ley y hacer justicia. Si esto no ocurre así, no existe Estado de Derecho.

La diferencia entre los canadienses asesinados en Cancún y Acapulco, con la chica mexicana, es que la prensa internacional ha tomado el caso en sus manos y esto presiona a las autoridades mexicanas para que se resuelva. Todos merecen justicia, ¿o no?

El mismo día que se publicó en Canadá el caso del joven Adam DePrisco, aparecieron notas muy pequeñas sobre otros asesinatos cometidos en Toronto, el hecho es que el caso del joven canadiense asesinado en Acapulco resulta más escandaloso.

Los hechos relatados confirman la existencia de violencia y alta criminalidad en México, la cual afecta no sólo a los turistas, sino a todos los ciudadanos mexicanos. Más justicia, más eficiencia policíaca, menos morbo y guerra propagandística en aras de sostener los índices de afluencia turística.

Thursday, January 11, 2007

MEXICANOS EMIGRANTES, ¿NO MERECEN REFUGIO?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo


Platicaba con un amigo cubano acerca de Cuba y de México, la charla parecía un concurso de enumerar problemas y violaciones de los derechos humanos de los ciudadanos de parte de los gobernantes.

Sin demeritar el peso de una dictadura como la castrista, le expresaba mi inconformidad con el hecho de que casi cualquier cubano que pide refugio en el extranjero, lo consigue, pues todo el mundo reconoce la problemática cubana.

En cambio, si un mexicano pide refugio, se lo niegan casi en automático, partiendo de la suposición de que México es una democracia, y se respetan los derechos humanos y no hay razón para otorgar refugio.

Entonces, ¿qué empuja a cientos de miles de mexicanos a dejar el país, arriesgando sus vidas para ir a sumarse a trabajos clandestinos y ser perseguidos de la justicia en países como los Estados Unidos y Canadá?

De acuerdo con el Informe sobre el Desarrollo Humano 2006 que lleva a cabo la ONU, México ha ido bajando su nivel de calidad de vida, y en estos momentos se ubica en el número 53, por debajo de otras naciones latinoamericanas, incluso de Cuba.

Argentina tiene el nivel más alto (puesto 36), Chile (38), Uruguay (43), Costa Rica (48), Cuba (50). Los primeros lugares –con más alto nivel de desarrollo humano- son Noruega (1), Islandia (2), Australia (3), Irlanda (4), Suecia (5), Canadá (6), Japón (7), Estados Unidos (8), Suiza (9) y Holanda (10).

Esta clasificación toma en cuenta los ingresos de la población, la educación, acceso a sistemas de salud y esperanza de vida, ecología, nutrición, desempleo, canalización de recursos públicos y privados destinados a mejorar calidad de la población en general, estructura comercial, etc.

El análisis de la ONU muestra algunas discrepancias, pues mientras afirma que México ha avanzado en el combate a la pobreza, reconoce que el 4.4% de los mexicanos “vive” con menos de un dólar diario y el 20% vive con dos dólares; además no considera que mucho de ese logro en el combate a la pobreza no ha venido del gobierno, sino del dinero que mandan los emigrantes para el sustento de sus familias.

Pero más allá de las cifras, la realidad es que las condiciones económicas, políticas y sociales de México están obligando a cientos de miles de mexicanos a irse del país en busca de sustento para sus familias y de seguridad para sus vidas.

Y en detrimento de esta ya de por sí delicada condición, fruto de las mentiras y de las apariencias por conveniencia política, se hace creer al mundo que México vive una democracia, donde los ciudadanos gozan de todas las libertades, donde se respeta la ley y existe un desarrollo económico sustentable.

Entonces, no sólo no se trata de las condiciones reales del país, sino que los mexicanos además tenemos que sufrir la catalogación de “mentirosos”, “tramposos”, “comodinos” y ser tratados como delincuentes al solicitar refugio…