Friday, May 18, 2007

NORTEAMERICA UNIDA ¿AGENDA SECRETA DEL GOBIERNO?

(Publicado en El Correo Canadiense)

Por Sergio Granillo

Aunque los ataques terroristas del 9/11 parecieron anular en definitiva los planes de crear una gran zona de libre comercio en Norteamérica, que incluye México, Canadá y los Estados Unidos, el gobierno americano sigue empujando para alcanzar esa meta en el 2010.

La iniciativa integracionista tiene enemigos, grupos “ultra nacionalistas” tanto en Canadá como en la Unión Americana que luchan contra este proyecto y muestran animadversión hacia los “parientes pobres”, los mexicanos.

Mientras los Estados Unidos ya enfrentan la cuasi invasión de los hispanos en su territorio, los canadienses ven con cómo los americanos se van apoderando de muchas de sus más grandes compañías.

Los escenarios que se presentan parecen desarticulados. Los mexicanos viven sumidos en sus problemas internos, aunque día con día miles y miles de personas cruzan la frontera de manera ilegal para encontrar un modus vivendi. La comunidad hispana avecindada en Estados Unidos marcha y marcha, en busca de una amnistía que hasta la iglesia católica está respaldando y el gobierno niega.

Canadá insiste en atraer inmigrantes de todo el mundo, principalmente de Asia y Medio Oriente, para cubrir el rezago en la mano de obra en su pujante economía, aún cuando algunas industrias empiezan a resentir el poder de la globalización. Es evidente el proteccionismo (o al menos visión localista) en que viven muchas empresas canadienses, que han llegado a “descubrir” que industrias como la automotriz se globalizan; ignorando que la globalización nació en ese sector productivo hace décadas.

La Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (SPP, The Security and Prosperity Partnership of North America) es una iniciativa trilateral lanzada en marzo del 2005, cuyo objetivo es promover el fortalecimiento de la seguridad de las tres naciones, así como apoyar su prosperidad mediante una mayor colaboración e intercambio de información. Su objetivo se centra en salvaguardar del terrorismo y mantener el libre comercio en la región; contemplando además un desarrollo alimentario sustentable, cuidado del ambiente y seguridad pública.

El año pasado, los presidentes de las tres naciones anunciaron la creación del Consejo para la Competitividad Norteamericana, con el cual se pretende incorporar al proyecto gubernamental al sector privado. Desde sus orígenes, tanto el NAFTA como el SPP, y la búsqueda de una zona comercial unida en Norteamérica, ha buscado hacer frente al creciente poderío, no sólo ya de la Unión Europea, sino de las nacientes potencias asiáticas.
Contrario a este proyecto integracionista, grupos como el Consejo Unido de Canadienses, que dice integrar a selectos personajes en el afán de vigilar las iniciativas gubernamentales que pongan en peligro la integridad nacional, se ha opuesto decididamente al plan integracionista liderado por los Estados Unidos.

La agenda gubernamental trilateral, sin embargo, sigue su marcha, la próxima cita es en Alberta en el mes de agosto de 2007. Lo inquietante de este proyecto es que parece desarrollarse bajo la mesa, lejos de la mirada (¿y los intereses?) de los ciudadanos y del grueso de los empresarios.

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca)

No comments: