Saturday, July 22, 2006

MEXICANOS, LOS QUE MAS REFUGIO PIDEN EN CANADA

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo
Los mexicanos ya son los que más solicitudes de refugio piden al Gobierno de Canadá. No obstante, de las 3,500 solicitudes, el gobierno rechazó el 81% y ha endurecido su actitud hacia todo solicitante de origen mexicano.

Los argumentos van desde agresiones por homosexualidad, hasta amenazas de muerte del crimen organizado. La verdad, dice el gobierno canadiense, es buscan mejor empleo y nivel de vida. Buena parte de las solicitudes proviene de consultores migratorios que venden caros sus servicios ofreciendo visa y empleo.

El gobierno de Canadá no considera que en México –su socio comercial- existan condiciones graves de violación a los derechos humanos como para conceder refugio. Provocando, por el contrario, que migración juzgue con más severidad todo caso presentado por mexicanos.

Sin embargo, ni Amnistía Internacional ni otros organismos de derechos humanos de los Estados Unidos han reconocido mejora alguna en México durante el régimen de Vicente Fox. A diferencia de la era priista, en la que sí existía persecución de adversarios políticos, en la era panista el problema es la falta de protección a las víctimas de un crimen rampante.

Por el contrario, en la persecución por preferencias sexuales, se ha comprobado que en la mayoría de los casos, se trata de “clase-medieros” que buscan el camino fácil para entrar a Canadá.

Este análisis fue presentado por Peter Showler, del Centro de Educación e Investigación sobre Derechos Humanos de la Universidad de Ottawa.

Y el hecho es que cada vez más gente está huyendo de México, debido a factores económicos y sociales. No hay suficientes empleos, existe una grave inestabilidad laboral y abuso patronal; no se respeta la ley, la impunidad ha dejado crecer la criminalidad -algunos informes aseguran que el número de secuestros en México es superior a los de Colombia, primer lugar a nivel mundial-.

Por desgracia, la mentira desde el poder y de muchos ciudadanos, ha impactado en las autoridades canadienses. Y en lo que algunos sectores del gobierno canadiense también han fallado, es en realizar una intensa campaña promocional que ofrece entrada fácil y trabajo seguro a los mexicanos, de lo cual algunos abogados de migración y otros “consultores” han encontrado una mina de oro; generando -podríamos decir- “coyotes” de alcurnia.

Los mexicanos pobres se van de mojados a los Estados Unidos, la clase media usa canales legales para salir del país, otros caen en las mentiras de ésos consultores, pero muchos quieren exportar la mentira, la impunidad y el “chanchuyo” a la mexicana… A final de cuentas, pagan justos por pecadores. Y nadie defiende a los mexicanos, ni dentro, ni fuera del país.

Friday, July 14, 2006

MÉXICO: UNA DEMOCRACIA APÓCRIFA

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

El derrocamiento de la dictadura priista en el año 2000 en México no logró madurar en una democracia; así quedó demostrado en las elecciones presidenciales, donde un liderazgo populista fue subyugado por el poder oficialista, la mano negra del clero católico y votos “duros” de algunos sectores del PRI en busca de supervivencia.

La democracia mexicana dura solamente un día cada 6 años, con un “medio tiempo” cada tres –elecciones intermedias-. Solo un día los muros del poder se abren para preguntar a sus súbditos a quién eligen para que continúe abusando de ellos.

Sexenio tras sexenio, el ritual se repite, con promesas de prosperidad, combate a la pobreza, trabajo para todos y combate al crimen. Tras emitir su voto, el pueblo suele aceptar la decisión, cualquiera que sea, y vuelve mansamente al silencio y la sumisión; arriba, nadie vuelve a consultarlos ni a defender sus derechos, la representatividad no existe.

Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ex-alcalde de la Ciudad de México era el candidato de las masas populares, y aunque su administración estuvo plagada de escándalos de corrupción, hizo obras y programas que tenían contentos a los ciudadanos; “pan y circo”.

Felipe Calderón, ex-líder del Partido Acción Nacional (PAN), manera repentina se convirtió en “candidato de unidad” dentro de un partido que recién estrenó las mieles del poder y, como quedó demostrado en las elecciones del 2 de julio, supo ejercer las estrategias de manipulación del voto, copiando a los “dinosaurios” que siempre cirticó.

Asumiendo que el PAN es honestamente candidato de las clases medias, los números totales no ajustaban para darle el triunfo, pues ni toda la clase media votando al unísono suma una cantidad de votos tan grande como los mexicanos pobres.

Pobres mexicanos, muchos quedaron subyugados por la propaganda política del terror que afirmaba que de ganar el PRD, México tendría un gobierno comunista; repitiendo la estrategia de George W. Bush para ganar su reelección en los Estados Unidos.

El PRI está muerto, pero sus integrantes huyen como ratas del barco hundido y se refugian donde pueden; no es difícil creer que a cambio de favores políticos, tales como abultamientos presupuestales a favor de alcaldes y hasta de gobernadores, hayan logrado añadir votos a favor del oscuro candidato del PAN.

Con una elección “ganada” por una diferencia de 0.6%, un Congreso dividido en 3 bandos y un candidato “ganador” sin carisma popular ni sentido político, los mexicanos están llenos de sospechas y frustraciones; las tensiones sociales se acrecientan y definitivamente, lo que se vivió el pasado 2 de julio no se puede llamar democracia.

Ganó un partido, pero no los mexicanos. El triunfo de Calderón, en nada se parece al triunfo de Fox, aquél sí fue democrático, pero al final decepcionó. El poder no se negocia, se arrebata; la lucha por la Presidencia continúa…

Saturday, July 01, 2006

DOS VECINOS TOMAN CAMINOS DIFERENTES…

(Publicado en El Correo Canadiense, www.elcorreo.ca)

Por Sergio Granillo

Como hispanos compartimos una cultura, una raza, una lengua, y nos sentimos orgullosos de formar parte de ella. Hemos superado muchas diferencias, asumimos el reto de fundir diversas nacionalidades en un solo denominador, fusión que en Estados Unidos ha dado fortaleza política y económica a los “latinos”.

La comunidad hispana en Canadá es todavía pequeña comparada con los vecinos del Sur, pero constituimos un grupo reconocido en una sociedad multicultural. ¿Qué papel jugamos dentro de un mosaico social compuesto por diversos grupos sociales, que a su vez está inmerso en otra sociedad que asume el papel de receptora, de original propietaria de la identidad “canadiense”?

Siendo parte de Norteamérica, Canadá está redefiniéndose como nación ante el mundo, creando una imagen de apertura, tolerancia, desarrollo, pero sobre todo de un crecimiento sustentado en un gran flujo de inmigrantes provenientes de todos los rincones del planeta.

Esta multiculturalidad puede generar muchas oportunidades de crecimiento, pero también representa importantes retos, particularmente en un mundo que tiende a una extraña “neo-bipolaridad”, ya no basada en los modos económicos de producción (capitalismo y socialismo), sino en fundamentalismos religiosos. Esta nueva dualidad o rivalidad entre el mundo musulmán y el cristianismo.

Mientras que en las llamadas culturas occidentales, Europa y América, predomina un debilitamiento de las instituciones religiosas, la fe musulmana no sólo asienta su extremismo, sino que está alimentando una especie de guerra religiosa, que busca venganza contra todas aquellas naciones que soporten la invasión encabezada por los Estados Unidos y la Gran Bretaña.

Canadá está siendo vulnerada por el descubrimiento de infiltraciones ideológicas extremistas, que al parecer estarían generando grupos terroristas en su territorio.

La difusión mundial de ideologías extremistas de alto riesgo, como el terrorismo, es algo que no se contemplaba dentro de la globalización económica y la revolución tecnológica de las telecomunicaciones, particularmente la Internet.

La cercanía geográfica y cultural entre Canadá y los Estados Unidos ha conducido a la sospecha de una vinculación entre la apertura migratoria y la vulnerabilidad de la seguridad nacional en ambos países.

Para la sociedad canadiense resultó absurda y sorpresiva la paranoica reacción de algunos líderes políticos de Estados Unidos ante la reciente aprehensión de 17 personas que presuntamente forman parte de células terroristas en territorio canadiense.

Los vecinos del sur calificaron a Canadá como nación que auspicia y alberga grupos terroristas. Una cruzada diplomática ha tratado de explicarles que dicha detención significa un éxito de los cuerpos de inteligencia canadienses, pues se llevó a cabo antes de un ataque, y que no se trata de un fracaso de la apertura a la inmigración.

Estados Unidos ve una amenaza en los flujos migratorios, que no han podido controlar ni legalizar. Canadá reconoce las fortalezas y beneficios de los inmigrantes, y de la apertura y la tolerancia.

Los vecinos empiezan a separarse en dos rutas muy distintas hacia el futuro, las consecuencias en las respectivas economías, la calidad de vida, la convivencia y la paz social, son notorias.