Tuesday, February 28, 2006

WHERE HAVE THE DREAMS GONE?


By Sergio Granillo


I emigrated to make my dream come true, to study my career in the Tec de Monterrey Campus Querétaro’ (the most prestigious private university in Mexico); I left friends and part of my family in Mexico City –where I was born and lived for 18 years. So, I went to live to a small town 2 hours to the north of Mexico City, Querétaro, 1985 –the year of the big earthquake that killed thousands.

The world was bipolar, Capitalists versus Communist. People didn’t have computers at home, Internet didn’t exist yet, no cell phones, no globalization, no exchange of students with foreign universities…

In Mexico, there was only one political party, never changed, unthinkable to have any option; entertainment was dominated by only one company as well, Televisa, and because of that, everybody who studied Communications –not the engineering, had in focus to get in to that company to succeed and be famous.

I enjoyed the time in the classroom, but not quite much my classmates; nonetheless, at the end of every single day, I run to the rear of the campus, beyond the sport fields, to the theatre plays’ or musical groups’ rehearsals. It was a bunch of crazy people, just like me, full of dreams, illusions and a lot of creative energy. They became my family and cultural activities, my passion.

Most of the people in that big family were gifted artists, who transcended time and location, becoming professional artists, actors, singers and playwrights. Back in that time, we traveled to many cities in Central and Northeast Mexico, representing our Campus Querétaro.

When I think of that time in my life, inspiring dawns come to my mind, myself surrounded of many good friends, together we explored the magic of Arts, we all worked hard in the classrooms, but our deepest goal was the opening night of a new play or a new musical repertoire; all the preparations for that night show and the people’s applause afterward, we all went for bohemian parties.

That time seems to me like a magical place in time, no past, no future, just the intensity and joy of the moment, no fights, no envies, no mischievous gossips nor grudges; if anybody in our group got an outstanding performance on stage, we all admired him/her, and we felt motivated; it was amazing to feel the immediate response from the audience, laughing or crying… it was a real team work!

All of these means to me my university -called in a familiar manner ‘Tec’ for Tecnológico de Monterrey. One year ago (2005), before moving to Canada, I paid a visit to my university to request some documents, I was surprised when a couple of persons from the staff remembered of me, and still keep in their memories that ‘golden time’ of our Campus, after 15 years.

It was thanks to Adrian, a good friend of that time, who introduced me to an alumni association based in Toronto, he pushed me to come for a scouting three years ago (2003), I finally decided to start the process to obtain a Residence Visa and moving to Canada.

Although, this alumni association is part of my university, I never expected to live again that “golden time” back in Querétaro in 1985, but at least I aimed to finding some leads, orientation, moral support in this new start of my life; which means a dream come true, come to live to Canada.

I felt disappointed because some people from my university, same in Mexico and here, when they first meet you or see you again, they always make the same questions: where are you working at, how much do you earn, did you already buy the newest car, where are you living… all that for them means the measure of success, happiness, and the real value of a person.

Myself, I am very proud of my professional achievements, since I was a student, always got the highest degrees, and in my career, got to occupy high positions in the government; my daily work involved talking in front of microphones and cameras, see my name written on national newspapers.

When I came to Canada, though, I realized that no document, the best resume or the most amazing list of skills and experience can beat the ruthless “Canadian Experience” barrier. And if you look for some help in other people from your country and your university, more often it becomes a barrier than a bridge…

As an immigrant, I do believe that it is more important to a professional attitude rather than a career, you must show maturity, humbleness, and demonstrate in facts who you are, far beyond of what your resume can say about you.

This process of job search in Canada has brought to my mind the attitude that I learned on stage performing… in that ‘golden time’. Here it is about you all by yourself and the circumstances around you; nobody knows you or has heart about your university, many people even find hard how to identifying a Mexican.

To open doors and be able to demonstrate your professional skills, first you must show what kind of human being you are, how confident you are of your skills and knowledge, how you overcome the challenges and what is your attitude in doing so. It is like making an audition in front of a lot of unknown people; you are shivering and sweating, scared but excited trying to please the audience, getting applause.

Each emigrant has a different history, a recipe of his own and a unique measure of success. I came to Canada to make my dream come true, and I am working on that. I look backwards and feel satisfaction for what I did in the past, I keep bonds with my beloved ones, but step firmly on the ground, living today, allowing myself to have dreams, again, and enjoying every step of the way.


¿DONDE ESTÁN LOS SUEÑOS?

(Publicado en la pagina Exatec Canada http://www.exateccanada.com/)


Por Sergio Granillo

Yo emigré para cumplir un sueño, entrar al Tec de Monterrey Campus Querétaro; dejé amigos y parte de la familia en la Ciudad de México, para irme a vivir a la incipiente ciudad de Querétaro, pues en esa época no existía campus en la gran metrópoli.

No había Internet, muy poca gente usaba computadoras, no existían los celulares, era un mundo bipolar, los gringos contra los rusos, no existía globalidad, ni intercambio con universidades de otros países. Sólo había un partido político, una sola compañía de entretenimiento, los que íbamos a estudiar Comunicación, la licenciatura, no la ingeniería, teníamos en mente entrar a trabajar a Televisa.

Me gustaban mis clases, no así el ambiente en salones, y al acabar cada jornada corría hacia la parte trasera del campus, detrás de las pistas deportivas, para ir a los ensayos de teatro o del grupo musical, a encontrarme con una bola de chavos y chavas medio deschavetados, llenos de locuras, ilusiones, sueños, con muchísima energía. Ellos se volvieron mi familia, las actividades culturales, mi pasión.

Representamos a Querétaro, claro al ITESM, en muchos estados, en concursos de teatro, pintura, cuento y canto; ganamos muchas veces, paseamos por todo el centro del país, sin faltar claro el casi triunfo en el Festival de la Canción de Monterrey, donde claro, ganaron los niños consentidos del jefe de Difusión Cultural, una verdadera diva de la farándula.

Cuando pienso en esa época, recuerdo los inspiradores atardeceres de Querétaro, rodeado de amigos, explorando juntos la magia de las artes; todos anhelábamos el día del estreno y las funciones, con noches interminables de bohemia. Pareciera una época suspendida en el tiempo, no había pasado, no había futuro, todo se vivía intensamente ahí en ese momento, no había envidia, no había rencores, cuando alguien sobresalía en el escenario, los que estábamos a su lado dábamos más y más para alcanzar ese nivel de excelencia que arrancaba carcajadas o profundo llanto en el público. ¡Ese era trabajo de equipo!

Para mí eso es el Tec de Monterrey, mi Tec; donde fui hace un año exactamente a pedir mis documentos académicos pertinentes para emigrar a Canadá. Y me lleve una gran sorpresa al reconocer a un par de empleados, que se acordaron de mí y, como yo, guardan en sus corazones y recuerdos, una verdadera época dorada del campus; y de eso han pasado más de 15 años.

Y fue gracias a uno de los amigos de aquella época, Adrián, amigo de Manuel Berlanga (co-fundador de la Asociación de Exatecs en Toronto), que hace un par de años me animé a venir a hacer un scouting en Toronto, tratando de hallar el camino apropiado para venir a vivir a Canadá.

Nunca tuve en mi mente la idea de que esta asociación y el foro que (aparentemente) la acompaña, recuperaran en mi vida aquella época maravillosa que viví en Querétaro, pero sí había la expectativa de encontrar cierto respaldo moral en las aportaciones de quienes llevan más avanzado su camino en esto que, para mí, es un sueño.

Con desaliento, sin embargo, me encuentro con un paquete de cuestionamientos que muchos de los exatecs suelen hacer al conocerte: en qué trabajas, cuánto ganas, dónde vives, qué carro traes, y todo eso que para muchos de ellos constituye la medida del valor y del éxito de una persona.

Me siento muy orgulloso de mis éxitos profesionales, desde mi época de estudiante con el promedio más alto, hasta haber tenido puestos de gran privilegio político; mi desempeño cotidiano me llevaba a hablar ante micrófonos y cámaras, ver mi nombre publicado en medios de nivel nacional.

Sin embargo, al poco tiempo de haber llegado a Canadá me di cuenta, que los papeles, el tan llevado y traído resume y la inmisericorde “Canadian Experience”, no son lo más importante. Y que los compatriotas suelen ser más una barrera que un escalón.

Como inmigrante, creo, es más relevante ser profesional que profesionista, demostrar madurez más que poner los nombres y números más destacados en un pedazo de papel o en unos bites que mandas al por mayor por Internet.

Las primeras experiencias laborales y las entrevistas que he tenido en Canadá han revivido en mi mente la actitud y las vivencias que me dejaron los escenarios de aquella época dorada en difusión cultural. Eres tú y tus circunstancias… Aquí nadie sabe quien soy, ni qué es el ITESM, vaya ni siquiera les es fácil identificarme como mexicano.

Para poder dar paso a todo tu bagaje profesional, tienes que poner por delante lo que eres como ser humano, qué tan seguro estás de tus conocimientos, habilidades, retos y actitudes. Es como audicionar ante una multitud de desconocidos, y temblando por dentro, llamar su atención y cubrir sus expectativas, de ser posible arrancar un aplauso.

Cada emigrante es una historia, cada quien tiene su receta y su medida del éxito. Yo vine a vivir un sueño, y lo estoy viviendo. Volteo al pasado con satisfacción, mantengo los lazos con los cariños del terruño, pero tengo los pies en tierra firme aquí, ahora, y me doy permiso de soñar mirando hacia nuevos horizontes, disfrutando cada etapa del camino.

Monday, February 20, 2006

VOTO MIGRANTE: ¿UN CABALLO DE TROYA?

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

No debe sorprendernos el rotundo fracaso que significó el intento del Gobierno de México por captar los votos de 11 millones de emigrantes, algunos los llaman (auto) exiliados, mexicanos en el extranjero; que representó una inversión de 40 millones de dólares y que únicamente logró el registro de alrededor de 10 mil personas.

Una vez que pasó la euforia por el cambio de poderes en Canadá, volvemos la mirada al terruño, que este año tendrá una vez más elecciones federales; la importancia de este proceso en México radica en que se pondrá a prueba la “joven democracia”, si fue un éxito o un fracaso, si los viejos dinosaurios volverán al poder o México se dirige a un estado de inestabilidad política.

Desde el momento en que Vicente Fox ganó la Presidencia de México, se especuló que su gran logro fue sacar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Los Pinos (residencia presidencial), y no podría hacer nada más. El pacífico traspaso de poderes entre el régimen político que duró más de 70 años en el poder – el más longevo a nivel mundial-, al extremista conservador Partido Acción Nacional (PAN), vinculado con las clases empresariales y el clero mexicano, siempre fue considerado como un primer paso.

Y desde entonces, ya hace casi 6 años, se esperaba con inquietud la llegada de la siguiente administración que podría confirmar o revertir, este llamado triunfo de la democracia.

Para desencanto de unos, el viejo dinosaurio (PRI) murió hace muchos años, algunos de sus miembros han ido de un partido a otro (sobre todo al PRD), como arma de supervivencia personal. Entonces, el sueño de retomar las riendas del poder en México de los priistas, no representa el escenario más realista.

Otros creen que pasará como en los “viejos tiempos”, que teniendo el PAN la Presidencia la sucesión quedaría en casa, y esto ha desatado pugnas internas entre los panistas. Sin embargo, la experiencia nos muestra que los blanquiazules no conocen la lealtad; traicionaron a las asociaciones empresariales que las llevaron al poder y a la misma clase burguesa de donde emanaron; de ahí el regreso del PRI en importantes ciudades y estados, un ejemplo es la norteña e industriosa ciudad de Monterrey.

Los más confiados en ganar las próximas elecciones, son los miembros del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, creado por desertores del PRI. El exalcalde de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, ganó mucha popularidad repartiendo “limosnas” a sus ancianitos, construyendo los endebles “segundos pisos” sobre importantes vialidades, abriendo universidades en lugar de combatir la criminalidad en la ciudad, y gastando millones en espectáculos abiertos en el Zócalo capitalino cada fin de semana.

Tener tres partidos fuertes para las elecciones podría conducir a un empate técnico, por eso han cobrado importancia los pequeños partidos, capaces de inclinar la balanza, en caso de que el sistema político mexicano quede en el limbo.

El Partido Verde Ecologista es quizá, como el NDP en Canadá, el más sólido de estos grupos, pero han otros surgido grupos de apoyo a los personajes políticos que fueron rechazados por los partidos grandes, bueno hasta el pasado de moda Subcomandate Marcos, sí el carismático defensor de indígenas en Chiapas, ha iniciado su propia campaña política en motocicleta, quizá inspirado (como buen comunicólogo que es) en la más reciente película basada en el Ché Guevara, Diarios de Motocicleta, protagonizada por el mexicano Gael García Bernal.

Otros voltearon al norte, y vieron una “mina de oro” en votos de los emigrantes, particularmente en los Estados Unidos, donde se estima que viven alrededor de 20 millones de mexicanos, la mayoría ilegales que han tenido que huir del país para sobrevivir. Finalmente, se autorizó un presupuesto de 40 millones de dólares para hacer posible el voto de mexicanos desde el extranjero.

¿Alguien les preguntó a los emigrantes mexicanos si querían votar? Claro que no, ellos saben que sólo se busca aumentar la masa de votos disponibles para que los “mapaches” de las 3 fuerzas políticas hagan de las suyas… rellenen urnas y cambien boletas.

Las autoridades electorales, ingenuamente, prometen absoluta confidencialidad en los datos que los emigrantes aporten, ya que es necesario enviar nombre, dirección y teléfono, además de pagar 30 dólares por el envío a México. Olvidan que no hace mucho fue un escándalo el robo de las bases de datos del IFE para venderlo a una compañía norteamericana.

¿Podría ser éste un ardid de Bush para tenerlos claramente ubicados? Ante un posible “Caballo de Troya”, los emigrantes han preferido no emitir su voto para elegir al nuevo Presidente de México. ¿Quién puede creer en la política mexicana o respaldarla cuando los políticos mexicanos están dejando erigir el muro de la vergüenza en la frontera con Estados Unidos?

Monday, February 13, 2006


Valentine's Day Posted by Picasa

NUEVOS TIEMPOS POLITICOS

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

No es solamente el invierno canadiense lo que ha cambiado, el ejercicio político en Norteamérica bulle con cambios que no sabemos hacia dónde nos dirigen…

Stephen Harper, el electo Primer Ministro de Canadá ha iniciado el llamado proceso de transición de poderes, lo mismo ocurre al interior del nuevo Parlamento. Tras las heridas de guerra, los contendientes se lamen las heridas, pues la política se basa en alianzas y pactos; los actuales gobernantes de las provincias canadienses y alcaldes redefinen sus lealtades y se reconforman los equipos de trabajo.

Uno de los primeros cambios arrojados tras el triunfo de los Conservadores, es que la mayoría de los quebequenses han dejado atrás la inquietud separatista; no obstante, el nuevo grupo en el poder tiene la tarea de consolidar ese logro incorporando en posiciones políticas importantes a personajes de las provincias francófonas.

La administración de los recursos públicos es el corazón del ejercicio político, es ahí donde se ponen en marcha todos los ofrecimientos hechos en campaña, teniendo que encontrar los fondos financieros para ello, sin afectar otras áreas.

Aunque los fondos financieros de Canadá son muy superiores a los de cualquier país de América Latina, más en últimas fechas que el “Looney” (Dólar Canadiense) ha tomado una fortaleza inusitada, los gastos para mantener operando una nación son siempre insuficientes.

Stephen Harper y su nuevo equipo de colaboradores tendrá que hacer lo que prometió, como la reducción de las tasas impositivas y -al mismo tiempo- aumentar y mejorar los servicios de salud y el apoyo a familias para el pago de estancias infantiles (Day Care).

A la hora de hacer promesas electorales y de señalar errores y malos manejos en la administración pública, usualmente se pasa por alto lo compleja que es la burocracia. Desde hace muchos años, teóricos de la política y la administración, han buscado sin éxito acabar con “el poder del escritorio” (definición literal de burocracia), y su natural papeleo.

Los políticos que se inician en el ejercicio del gobierno se topan con la cruda realidad, la enorme complejidad de la administración pública, la burocracia. Van descubriendo territorios totalmente desconocidos en cuanto a la demanda de recursos para mantener operante cualquier país; la necesidad de sacar más dinero a la ciudadanía, lo que va mermando su “capital político”. Enfrentan también las limitaciones legales y de procedimiento para la ejecución del gasto, así como el enorme peso de la rendición de cuentas.


“AMERICANOS, ADICTOS AL PETRÓLEO”: BUSH

Y hablando precisamente de lo que “mueve a un país” y la responsabilidad de los gobiernos de proveerlo, el pasado martes 31 de enero, el Presidente de los Estados Unidos, George Bush, sorprendió a medio planeta al señalar en su informe de gobierno que los “americanos tienen que reconsiderar su adicción al petróleo, porque están llegando al límite las reservas que los alimentan desde el Medio Oriente”.

De manera inesperada, Bush reconoció le enorme dependencia que tiene su nación del petróleo, específicamente del proveniente del Medio Oriente, cuyo aprovisionamiento planea reducir en un 75% en los próximos 20 años; reconoció que Canadá y México también son importantes proveedores de petróleo.

El Presidente Bush encaminó dichas declaraciones en el sentido de que es necesario empezar a buscar fuentes alternativas de energía, que protejan la ecología. Sin embargo, es la primera vez que reconoce tan abiertamente el papel que juega el petróleo proveniente del Medio Oriente en la viabilidad económica del país más poderoso del mundo.

Varias consideraciones se pueden hacer al respecto, una de ellas es que la administración Bush muestra ya un gran desgaste en su “capital político”, y realmente tal afirmación sonó como a una justificación de sus despliegues militares –secundados por Canadá, por cierto- hacia Medio Oriente, para garantizar a Estados Unidos el abasto del preciado energético que yace en el subsuelo de esa región.

A explicación no pedida, acusación manifiesta; diría mi abuela. Paulatinamente, el apoyo de la sociedad americana a la famosa guerra contra el terrorismo se diluye; las declaraciones de Bush entorno al petróleo del Medio Oriente parecen un intento de decirle a sus ciudadanos, “las guerras, en la que diariamente mueren soldados americanos -y muchísimos inocentes de aquellas latitudes-, obedece al apetito desmedido de ustedes, mis queridos conciudadanos; allá mueren para que ustedes vivan y despilfarren energéticos, como lo hacen”.

Pareciera que el Imperio ha perdido también a uno de sus más poderosos pilares, el ahora extitular de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Alan Greenspan; el único ser humano capaz de alterar todas las bolsas financieras del mundo con sus decisiones.

¿Hacia dónde se dirige la América del Norte, entre el debilitamiento americano y la novatez del nuevo Primer Ministro, Stephen Harper?