Monday, February 18, 2008

EL SOCIO MAS DEBIL

(Publicado en El Correo Canadiense)
Por Sergio Granillo

Como se temía, la recesión económica de los Estados Unidos parece estar ocurriendo. A pesar de la intervención de los bancos centrales más poderosos del mundo, los resultados acerca del comportamiento de la economía americana empiezan a mostrar que ésta se encuentra en problemas.

Siendo la economía más poderosa del mundo, los efectos que una recesión podría traer pueden compararse con los de un Tsunami y arrastrar su onda expansiva a todos los rincones del planeta, con mayor o menor gravedad. Los primeros y más afectados, evidentemente, los vecinos, México y Canadá.

Nadie se ha atrevido a describir los efectos que una recesión en los Estados Unidos podría traer para ambas naciones, sin embargo, no es difícil prever que la economía más vulnerable es la mexicana.

Lo ocurrido en el tipo de cambio entre el Dólar Americano y el Canadiense es un primer síntoma. Muchos se alegran de la fortaleza del Looney, pero aún las autoridades financieras han salido a decir que es más dañino que benéfico tener una moneda fuerte, hablando a favor del sector exportador.

Esto es sencillo de entender, entre más caro sea el Dólar Canadiense las mercancías fabricadas aquí se encarecen, y en una economía globalizada, donde rigen las leyes del mercado, si vendes caro, alguien más ofrece productos o servicios similares a menor precio.

Al caer las ventas, el efecto siguiente es el cierre de empresas y el recorte de personal, es decir, la pérdida de empleos.

La economía canadiense está ampliamente diversificada y no depende excesivamente de las ventas manufactureras, por eso los mercados financieros han recibido señales encontradas, pues al subir los precios del petróleo mientras los exportadores sufren, las manufacturas que venden al mercado local y el sector de recursos naturales- que abundan en Canadá- se benefician y empujan la moneda a la alza.

El punto determinante es el proceso que ha venido ocurriendo en años recientes en Canadá, cuya economía se ha venido abriendo a intercambios comerciales con otros mercados mundiales, dependiendo cada vez menos de los negocios con su principal socio comercial, los Estados Unidos.

Como un ancla que la arrastra hacia un abismo, las medidas de seguridad contra el terrorismo, han venido cerrando puertas comerciales a los Estados Unidos, que al declarar guerras militares y comerciales a varias naciones, ha perdido mercados y negocios. Canadá ha venido aprovechando las oportunidades que los americanos dejan ir.

Por otro lado, al sur de la Unión Americana, el tercer socio de lo que a estas alturas debía ser el mercado común más grande del mundo (Norteamérica), México no ha medido los efectos de la recesión económica en los Estados Unidos.

Afectando por dos enormes frentes, por lo formal y lo informal, los ingresos foráneos a México podrían verse severamente disminuidos. La endeble industria mexicana se sostiene fuertemente en las exportaciones y el 90% de las mismas se dirigen a Estados Unidos, pues nunca se ampliaron las negociaciones comerciales con otras naciones.

En el terreno informal, lo que realmente sostiene a México, las remesas que envían los inmigrantes ilegales mexicanos en los Estados Unidos, serían igualmente afectadas al tomar fuerza una recesión, con pérdida de empleos, crisis crediticia e inflación.

¿A dónde irán ahora los millones de mexicanos en busca de empleo?

* Periodista mexicano
(www.elcorreo.ca )

No comments: