Saturday, May 07, 2005

La Mediateca Queretarna

La Mediateca Queretarna
Publicado en www.masqueretaro.com

(828 palabras totales en este texto)
(34 Lecturas)



Por Sergio Granillo

Alguien muy cercano al poder en la administración estatal pasada me dijo un día, “si no hubiera muertos de hambre... no habría reporteros en Querétaro”. Creo que es una de las ofensas más tristes que puede recibir un gremio. Ya no es la falta de honestidad, la prepotencia (que incluso se ha considerado “el cuarto Poder”), el mercantilismo o los acuerdos oscuros con los gobernantes...

No, basta con tirar unas migajas a unos cuantos “muertos de hambre” o firmar acuerdos “comerciales” con sus amos para no necesitar si quiera hacer llamadas. La miseria ha alcanzado al gremio periodístico queretano. Por casi una década, en la que la industria, el comercio, el turismo, los servicios, las comunicaciones y el nivel de vida en Querétaro se han desarrollado, los medios se rezagaron en una inhumana mediocridad.

Hablar de “medios” en general, quizá resulte poco preciso, hay que hacer ciertas precisiones. De entrada, tenemos el periodismo tradicional o periódicos, además está la radio y la televisión. Sin embargo, últimamente se han añadido los portales noticiosos de Internet y un sinnúmero de revistas. Y es básico diferenciar la función comercial y de marketing de aquélla que es específicamente periodística o noticiosa.

Y, en este sentido, es muy importante mencionar que se vuelve a intentar romper el dinosáurico monopolio periodístico que por décadas fue respaldado por el Gobierno del Estado, que no sólo mantenían económicamente el Diario de Querétaro y Noticias, sino que impedían la entrada de otros competidores. En no pocas ocasiones se han intentado abrir “nuevas fronteras” en el periodismo escrito, como los casos del Nuevo Amanecer (de evidente tendencia de izquierda) y El Financiero (que de clase medieros derechistas acabó en manos de seudo izquierdistas...).

El caso más reciente es el periódico AM., que se ha mantenido a flote gracias a una extraordinaria mercadotecnia. El lunes pasado hizo su aparición “El Corregidor”, hay que señalar que en ambos periódicos (éste y AM.), los jefes de redacción se forjaron en las filas de El Financiero (igual que quien esto escribe). Y el sábado pasado entró en circulación otro nuevo intento periodístico, “Al Minuto”.

Mientras los medios impresos buscan su posicionamiento, tratando de cubrir un inmenso rezago, la televisión ve perderse una de las más antiguas fuentes de empleo para el periodismo electrónico, TVQ. Claro, no cierra la televisora, sólo desaparece su noticiario; lo cual era de esperarse tras la desaparición de sus otras producciones, muchas de las cuales emigraron a la televisión por cable en Canal 14.

La radio, que continúa inmersa en una gran mediocridad, tan solo en este año ha registrado cambios dramáticos, al principio se escuchaban muchos noticiarios del DF, que en muchos casos pecaban de un extremo localismo (chilango) que hizo a la audiencia queretana caer en el desinterés. De nuevo el FM se saturó de música, adiós noticiarios. Recientemente, se estrenó en el 95.5 un noticiario que promete cierta frescura, “Traigo Noticias”. Y hay valiosos proyectos en la radio “estudiantil”, que ahora ha quedado solo en Radio Universidad, pues Radio Querétaro se está convirtiendo en Radio “Garrido”.

Medios van y medios vienen, pero el rol social del periodista o reportero sigue cayendo no sólo en el desprestigio, sino en la ignominia; aún cuando la UAQ ha hecho grandes esfuerzos por evolucionar académicamente y convertir la carrera de Técnico en Periodismo (que a unos enorgullece y a otros avergüenza por no ser licenciados... si no, pregunten en el I.E.Q.) en Licenciatura, los egresados de esta escuela, igual que los pocos de universidades privadas que osan entrar al periodismo queretano, no pueden aspirar a recibir un sueldo profesional digno, pues en promedio ganan alrededor de 4 mil pesos, con horarios indefinidos y sin prestaciones en muchos casos, prácticamente sin posibilidades de crecimiento.

Esto es un caso muy complejo, para empezar ocurre como en muchas empresas queretanas... empresas pobres y empresarios ricos, particularmente, los dueños de las empresas dedicadas a la comunicación, quienes valoran más en sus nóminas y comisiones a los vendedores de los espacios noticiosos que a los productores y generadores de esos espacios. Es como una regla no escrita, pagar más a quien vende que a quien produce...

En algunos casos, los empresarios de los medios justifican esta situación porque asumen que quien se para frente a un micrófono o una cámara, o quien firma un nota, adquiere un valor comercial para el mercado negro de noticias... Es decir, recibe pagos extraoficiales por sus servicios de “imagen” a funcionarios locales.

La sociedad debería preocuparse por esta situación, pues mientras que a nivel nacional hay más apertura, más competencia, los medios se enfrentan con el poder –no siempre en aras de la justicia-, pero sí en un rejuego más o menos democrático, en Querétaro vivimos aún en la prehistoria, como si julio del 2000 nunca hubiera llegado, como si los colores partidistas sean sólo cambio de atuendo exterior, permaneciendo intacto el poder establecido y el status quo. Una sociedad desinformada, no puede ni podrá ser nunca una sociedad democrática.

Trabucles!!!!!

No comments: